ALFREDO // Archivo

El Alcalde de Baiona, Carlos Gómez, asegura que el alto coste hace inviable poner en funcionamiento el Talaso Natural de Monte Boi, por lo que este verano, tanto vecinos como turistas, no van a poder disfrutar de los chorros de agua salada.

Según el regidor, los fuertes oleajes soportados en la zona durante el invierno tuvieron como consecuencia el desmantelamiento de las instalaciones. «Se produjo el desplazamiento de una de las bombas ya que no estaban debidamente instalada en sumersión como debía haberse contemplando desde un principio en el proyecto. Asimismo, esta incidencia trajo consigo el desplazamiento de los tubos y el cableado de la instalación«, afirma.

El regidor indica que para poner en funcionamiento el servicio en condiciones óptimas y asegurar el futuro mantenimiento de las instalaciones serían necesarios en torno a 50.000 euros. «Hay que recordar que la inversión que se realizó en este proyecto denominado Poseidón fue de 150.000 euros, realizado en dos tandas y cofinanciados por parte del Grupo de Acción Costeria (Galp) Ría de Vigo- A Guarda y con cargo al Plan Concellos de la Diputación de Pontevedra”.

El Alcalde pone de manifiesto que «una vez más, los caprichos del Partido Popular le salen muy caros a los vecinos de Baiona. No sólo por su mantenimiento, sino por haber hecho un proyecto sin sentido ya que los técnicos que han revisado las instalaciones han manifestado que no se ejecutó de forma adecuada derivando en la gran cantidad de problemas que han experimentado las instalaciones”.

Además, el regidor ha querido hacer referencia a las últimas noticias relacionadas con “el  pago de una factura de 50.823,93 euros de la reforma que se ejecutó en la segunda mitad de 2018 en el campo de fútbol de O Aral. Debido a las irregularidades en las que se vio envuelta la obra, con certificaciones incorrectas, suministros de material fuera de los pliegos, entre otras”. “Ni el Partido Popular y ni el Señor Rodal pueden dar lecciones de gestión”, finaliza Gómez.