ALFREDO

El Concello de Gondomar da luz verde al Plan Municipal de Defensa Contra Incendios Forestales y se convierte así en uno de los primeros Concello de Galicia en asumir esta responsabilidad con un texto cuyo objetivo primordial es dibujar la realidad de la superficie del municipio facilitando los datos necesarios para poder actuar en materia de prevención y en defensa de incendios forestales.

En este sentido, el regidor, Paco Ferreira, subraya que “demos un paso moi importante porque, ademais de situarnos entre os primeiros concellos en telo, adaptámonos aos criterios esixidos pola lei autonómica nesta materia”. Además, añade que “a historia nos lembra cada ano a necesidade de dotarnos de medios e ferramentas para reducir máximo o risco dos incendios forestais, un grave problema para a nosa comunidade nas últimas décadas”.

El Plan Municipal de Defensa Contra Incendios Forestales de Gondomar, publicado este lunes en el BOPPO, busca delimitar, gestionar e identificar las franjas de biomasa que rodean los núcleos de población y controlar su correcto mantenimiento, garantizando la mayor limpieza y limitación “para reducir a propagación dos incendios, ou no caso de que se produzan minimizar ao máximo as súas consecuencias”.

Según la legislación actual, los propietarios de las parcelas están obligados a gestionar la vegetación en una franja de 50 metros a suelo urbano, de núcleo rural y urbanizable, alrededor de edificaciones, viviendas aisladas, urbanizaciones, depósitos de basuras o gasolineras situados a menos de 400 metros del monte, entre otros ámbitos. Con carácter general, en la misma franja de 50 metros no habrá árboles, como eucalipto y diferentes variedades de pino.

En atención a las especiales circunstancias derivadas del estado de alarma sanitaria declarado por la pandemia del COVID-19, las personas responsables dispondrán hasta el 16 de julio de 2020 para cumplir voluntariamente su obligación de gestionar la biomasa en las parcelas afectadas por redes secundarias de franjas.