El alcalde de Gondomar desmiente e insta a Plataforma de Protección da Serra do Galiñeiro que lean con detenimiento y exactitud el “informe de evaluación ambiental”, un documento complejo y técnico de ahí seguramente su desconocimiento sobre el mismo, lo que supuso crear una alarma social sobre unos hechos que non son ciertos.

Este Gobierno es el primero de todos los anteriores en darle la máxima protección ambiental al Monte Galiñeiro, tal y como se merece. Alejado de eólicos y de excavaciones de tierras raras, etc…, y así queremos que permanezca por muchos siglos, dijo el alcalde.

El informe de evaluación ambiental remitido a la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia, lo único que menciona respecto al parque eólico (DIE) en su apartado 6, al objeto de dar cumplimento al art. 18 de la Ley 21/2013: “de la obligación de recoger en el mismo todas las incidencias previsibles que pueden tener sobre el territorio municipal los planes sectoriales y territoriales concurrentes…”. De ahí que en ese apartado sea de obligado cumplimiento mencionar los planes existentes en el municipio, y entre ellos, el (famoso) Plan Sectorial Eólico de Galicia (y como el Plan Hidrológico, Axenda21, Plan de Xestión de Residuos, Plan de Ordenación del Litoral, etc…).

“… No existe pues, contradicción alguna en el documento como señala la Plataforma, y no es cierto que, este gobierno, deje el Monte Galiñeiro sin la máxima protección medioambiental (Parque Natural) como se pretende hacer creer a la ciudadanía. Este gobierno tuvo, tiene y tendrá siempre claro qué, A Serra de Galiñeiro, es, y será siempre, un espacio natural a conservar y a proteger. Nadie lo duda; salvo Feijoo, que fue el artífice de aprobar un Plan Sectorial Eólico especulativo y dañino en el Monte Galiñeiro, una joya natural a preservar, que pretende llenar de molinos de viento; cosa que no le permitiremos desde Gondomar…, porque estamos dispuestos, todos, en dar la batalla hasta el final y conseguir que “O Galiñeiro sea Espacio Natural”, concluyó el alcalde Paco Ferreira.