Gran actuación de Aser Estévez y triunfo del Aluminios Cortizo-Anova en Toledo

El guardés Aser Estévez firmó una gran actuación en la XXXVII edición del Trofeo Olías Industrial, orgranizado por primera vez por la Peña Ciclista Bargas. 

Aser Estévez, defendiendo sus nuevos colores del Aluminios Cortizo-Anova, se adjudicó la tercera posición en la clasificación general a 2 segundos del vencedor de la prueba, el corredor Sub-23 Mario Carrasco del Gsport-València Esports, que cruzó la línea de meta con un tiempo de 03h:11m:22s. Segundo finalizó Pedro Merino del GD Supermercados Froiz con el mismo tiempo que el guardés.

El ciclista de A Guarda logró además el tercer puesto en la montaña y una segunda posición en las metas volantes en la disputa del Trofeo Olías Industrial, en Toledo. Su compañero de equipo, Francisco Javier Cantero, consiguió la cuarta posición a tan solo 1 segundo de Aser, y gracias a ello, el Aluminios Cortizo-Anova se llevó a Padrón la victoria por equipos.

La cita arrancó en la mañana de este domingo 5 de marzo. Los corredores realizaron cuatro vueltas a un circuito de 124 kilómetros a una velocidad media de 38,88 km/h.

Aser Estévez cuenta a Telemariñas como fue la carrera. “En el día de hoy era previsible que el viento de costado y los abanicos estuvieran presentes y llegasen a determinar el desenlace de la carrera, y así fue como es habitual en las clásicas de invierno castellanas. Ha sido una carrera muy nerviosa, la gente quería ir siempre muy bien colocada en los abanicos para ir resguardada y no quedar cortada, y ello provocó varios momentos de tensión. Se hicieron varios cortes, estuvimos siempre en ellos y estaba claro que la selección se haría tarde o temprano y que llegaría a meta. En el kilómetro 50 sufrí un contratiempo, un pinchazo en mi rueda trasera. Sobre el km 85 de carrera, se hizo una escapada de 15 corredores, donde iban tres compañeros y yo. Tardó en haber entendimiento, pero poco a poco fuimos abriendo hueco sobre el grupo perseguidor. Al final se seleccionó más el grupo por el desgaste de la carrera y la fatiga acumulada, llegando a ser 10 corredores que disputamos la carrera al sprint. Entré bien colocado en meta en el empedrado de Olías del Rey, el tercero, pero me cerraron a falta de 200 metros a meta contra una casa y tuve que remontar un poco, lo que me alejó del segundo puesto, ya que el primero llevaba una cierta distancia sobre nosotros y tenía ganada la carrera casi. Durante la carrera fui puntuando en los puntos calientes, en las metas volantes y en el premio de la montaña para asegurar algún premio secundario sin perder de vista el objetivo principal del día de hoy, ganar la primera carrera del año para mí y el equipo. El equipo trabajó genial y gracias a ello conseguimos la victoria por equipos como premio. Ahora toca pensar en los próximos objetivos y seguir trabajando duro. Un tercero es un buen debut y da moral para lo que resta de año”.

CLASIFICACIÓN XXXVII edición del Trofeo Olías Industrial