ALFREDO

La Guardia Civil y Gardacostas de la Xunta de Galicia acompañaron este viernes las labores de extracción de mejilla que varios bateeiros realizaron en la costa de Oia desde primera hora de la mañana.

La jornada transcurrió con absoluta normalidad tras varias semanas de enfrentamientos y encontronazos entre bateeiros y percebeiros. Ayer los primeros pudieron trabajar sin problema y, según la fiscalización de los agentes allí presentes, en la parroquia de Mougás, sacaron producto limpio para la repoblación de las bateas.

El conflicto se ha agudizado este año por la escasez de mejilla en toda Galicia. Hasta entonces ambos sectores convivían con normalidad, pero, desde hace más de un mes se cruzan las culpas sobre supuestos saqueos a las piedras, desatando enfrentamientos en A Coruña, Muxía, Cangas o A Guarda.

Cofradías y bateeiros han mantenido ya un encuentro con la Consellería do Mar en el que, supuestamente, se alcanzó un acuerdo para delimitar zonas específicas para el percebe. Los percebeiros acusan a los bateeiros de dejar limpias las piedras provocando que el percebe no críe y los productores de mejillón sostienen que hacen su labor con las mismas precauciones de siempre. Ambos colectivos instan la intermediación de la Xunta para evitar que se mantenga el conflicto