Era un secreto a voces en O Rosal. El que fuera MVP de la fase de ascenso de 2015, en un sector en el que coincidió con jugadores de la talla de Marc Cañellas, Marc Guardia o Carlos Prendes, ha decidido poner un punto a su carrera a pesar de su juventud.

Un jugador que comenzó su carrera con menos de diez años, «polos amigo, xa que eles xogaban» y que se convirtió en un habitual de las categorías base de la selección gallega, disputando varios Campeonatos de España y que debutó en el primer equipo con tan sólo 17 años, de la mano de Jota Muñoz.

Tras doce años en el primer equipo, su evolución fue latente, convirtiéndose en un jugador en el que sólo su miedo a «vestirse otra camiseta» y una grave lesión sufrida en 2016, rompiendo el ligamento cruzado anterior, que lo mantuvo 8 meses fuera de las pistas, cortaron una proyección de un jugador que gracias a su calidad y condición de zurdo, apuntaba a cotas mayores.

Con tan sólo 29 años, ha decidido dar un paso a un lado a pesar de que «a familia, os compañeiros e a directiva insistiron en que seguiese, pero tiña claro dende fai tempo que era o meu último ano. Necesito tempo para min e o balonmán cada día é máis esixente. Teño un traballo duro e problemas cas viaxes e adestramentos».

El club espera que recapacite aunque respeta su decisión, y deja las puertas abiertas a un posible regreso.

Este viernes, presentación triple en O Telleiro

La Casa Telleiro, en la plaza de Figueiró (Tomiño), acoge la presentación de Maxi Cancio, Bicho Sánchez y Carlos Pombo a las 20:30 horas. Durante el acto, que será retransmitido en directo por el Facebook del club, se sorteará una cena para dos personas en el propio restaurante y el club invita a sus seguidores a convertirse en periodistas por un día, realizando sus preguntas a las caras nuevas.