CONCELLO // Imagen aérea de la Festa da Arribada

El próximo 22 de mayo, se sentará en el banquillo de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial con sede en Vigo, un varón acusado de dos presuntos abusos sexuales en las pasadas Fiestas de la Arribada en Baiona.

Según el escrito de acusación, los hechos se remontan al 4 de marzo de 2018, cuando el acusado, sobre las 16:45 horas, con ánimo de satisfacer sus deseos sexuales, se acercó a una chica, la agarró fuertemente por la cintura y posteriormente por la cara con ambas manos e intentó besarla en la boca, cosa que no consiguió ante la resistencia de la víctima, que tuvo además que ser ayudada por sus acompañantes, que intervinieron para que el acusado se separara de ella.

Ese mismo día, y siempre según el escrito de acusación, horas más tarde, sobre las 20:00 horas, cuando una menor, de tan sólo cuatro años de edad en el momento de los hechos, se encontraba en un local en Baiona acompañada de sus padres. El acusado, con idéntico ánimo de satisfacer sus deseos sexuales, se acercó a ella en varias ocasiones, molestándola e intentando darle de comer a pesar de la negativa de sus padres, para en un momento dado, agarrarla por los hombros desde atrás y acercar su cara a la de la menor a fin de besarla en la boca, asustando gravemente a la niña y teniendo que intervenir sus padres para alejarlo de la menor y evitar que se volviera a acercar a ella.

Por todo ello, el fiscal pide para el acusado la pena de siete años y medio de cárcel por ambos delitos y, una vez cumplida la pena de prisión, ocho años de libertad vigilada para que no vuelva reincidir, así como la obligación de participar en programas formativos de educación sexual.

También solicita la indemnización de 500 euros para la chica y otros 500 para la menor, a través de su representante legal, por los daños morales.