concello de oia
ALFREDO // Concello de Oia

La alcaldesa de Oia, Cristina Correa, lamentó la polémica creada a raíz de la propuesta de escudo oficial del municipio que fue aprobada en el pleno del pasado jueves. Según destacó, la iniciativa tiene como objetivo “dotar al Concello de un emblema oficial del que actualmente carece, toda vez que lo que se venía utilizando de manera tradicional es realmente el del Mosteiro de Oia”.

La alcaldesa recordó que el proceso en torno del escudo comenzó ya en el año 2018, cuando el Concello hizo una consulta a la Comisión Heráldica -órgano consultivo de la Xunta a lo que le compete la aprobación de blasones y banderas- sobre la posibilidad de dotarse de una bandera oficial. Fue durante la investigación sobre los símbolos y emblemas locales de Oia cuando la citada Comisión le comunicó al Concello que la imagen que tradicionalmente se venía empleando era realmente la propia del Mosteiro de Oia. Asimismo, recomendaba optar por una imagen diferente pero fiel a la tradición e historia local.

Concretamente el informe de Heráldica de septiembre de 2018 trasladaba al Concello que: “considera más que conveniente –si no necesario- proponer un completo replanteamiento del escudo municipal actualmente en uso, dado que el mismo es el propio que desde hace siglos atrás trajo el importante monasterio cisterciense aquí emplazado”. En el mismo documento, la Comisión manifestaba que hacer uso del emblema heráldico del monasterio es una opción “siempre rechazable” y hacía su propuesta.

Así, la regidora insiste en que la propuesta aprobada en el pleno de la pasada semana “no es sustituir un escudo oficial de toda la vida por uno nuevo” sino que, ante la situación de carencia de emblema oficial, “lo que se busca es dotar a Oia de un escudo que cuente con el reconocimiento de Heráldica”.

Esto no es un asunto de partidos, el Ayuntamiento precisa tener un escudo y bandera que lo represente como institución”, afirmó la regidora. Asimismo, Correa lamenta que “se esté creando desconfianza en el vecindario a través de información sesgada e incompleta, haciendo creer que se sustituye un escudo por otro ‘de toda la vida’, con fines que no buscan más que generar conflictos donde no los hay”.

No obstante, la alcaldesa se brinda a recibir y atender las dudas que el vecindario pueda tener al respeto, abriendo un período de reflexión con posibilidad de que los propios vecinos presenten en el Concello todas las propuestas de mejora que consideren.