La conselleira de Educación, Universidad y Formación Profesional, Carmen Pomar, visitó el CPI Cova Terreña, donde comprobó la organización que está llevando a cabo el equipo directivo del centro en lo que respecta al inicio de la actividad académica, así como en lo que respecta a los servicios complementarios, como es el caso del comedor escolar, que gestiona la Anpa del centro.

Pomar elogió el trabajo desarrollado a este respecto de acuerdo con el Protocolo de adaptación al contexto del covid 19 en los centros de Enseñanza no Universitaria de Galicia para el curso 2020-2021, elaborado por las Consellerías de Educación y de Sanidade, y reiteró que el objetivo con el que trabaja su departamento es con un inicio de curso con la máxima normalidad posible dentro del contexto actual y, por tanto, haciendo hincapié en todas las medidas de seguridad higiénicas y sanitarias que establece el propio Protocolo.

En lo que respecta al servicio de comedor escolar, hace falta recordar que las normas establecidas en el Protocolo de la Xunta son las mismas para todos los comedores independientemente de que el gestor del servicio sea la propia Consellería, los Concellos o las Anpas, como es el caso del CPI Cova Terreña.

Precisamente en este centro -que aglutina a niños de las etapas de Infantil, Primaria y ESO-, la conselleira hizo un especial reconocimiento al trabajo de los integrantes de la Anpa del centro para tener todo ya ultimado de cara al inicio del curso en lo que respecta a cuestiones organizativas (de distribución de alumnado) como de higiene, limpieza y desinfección, en la línea del establecido en el Protocolo.

Pomar también anunció en Baiona la contratación de alrededor de unos 1.000 nuevos docentes que se incorporarán al sistema educativo gallego este curso, entre las nuevas contrataciones para atender a los desdobles de aulas y los de los programas de refuerzo educativo.

En concreto se trata de 240 nuevos maestros que se van a contratar para atender a las 158 nuevas unidades (grupos de clase) en Infantil y Primaria; otros 543 docentes de apoyo (221 para Primaria y 322 para ESO) contratados a través del Programa ARCO de refuerzo educativo; y una cuantía aún sin concretar de docentes para Secundaria, Bachillerato y FP (pendientes del cierre de matrícula en septiembre tras las pruebas de recuperación); que hacen un total estimado que se acerca al millar de nuevos profesores.