El Papa Francisco besa la cruz de Lampedusa

La Cruz de Lampedusa, así llamada por estar construida con restos de embarcaciones de migrantes naufragados en esa isla del Mediterráneo, visitará Oia este martes dentro de la peregrinación por la Diócesis de Tui-Vigo que está desarrollando durante los meses de marzo y abril.

El paso por el municipio se enmarca en la iniciativa “Viaje de la Cruz de Lampedusa”, que busca transmitir un mensaje de solidaridad y paz entre las ciudades, comunidades, parroquias y culturas.

La cruz llegará mañana martes. A las 12.00 horas se le dará acogida con una oración en la iglesia parroquial de Santa María de Oia y el templo quedará abierto permanentemente desde esa hora para la gente que quiera acercarse a orar ante ella o contemplarla.

Posteriormente, a las 17.00 horas, habrá una oración ante la cruz y a continuación se celebrará la Misa de las 18.00 horas, en la que se pedirá especialmente por todos los emigrantes, personas enfermas y por todos aquellos que están pasando por algún momento de cruz en su vida.

Historia de la Cruz de Lampedusa

El 18 de julio de 2013 el Papa Francisco realizó su primero viaje apostólica, para la que escogió la isla italiana de Lampedusa. En esa ocasión, el Pontífice celebró la Santa Misa en un altar construido sobre un cayuco naufragado, teniendo ante sus ojos un Mar Mediterráneo que iba camino de convertirse en un cementerio de migrantes.

El 3 de octubre de ese mismo año se produjo un nuevo naufragio frente a espaldas de esa isla, un trágico suceso en el que fallecieron más de 360 personas. Ante estos hechos, el Papa clamó de nuevo ante el mundo: “Vergüenza! Solo me viene la palabra vergüenza, es una vergüenza”, lamentaba en aquel momento.

En este contexto de tragedia humanitaria, el artista Franco Tuccio construyó la que ahora conocemos como la Cruz de Lampedusa: una estructura de 2,6 metros de largo y 1,5 metros de ancho hecha con los restos de barcas naufragadas en la isla italiana.

La cruz fue llevada a Roma el 9 de abril de 2014 para ser bendecida por el Papa, quien sugirió que se convirtiera en una cruz peregrina que llevara un mensaje de solidaridad a todo el mundo. Desde entonces, ha viajado a numerosos puntos con su mensaje de paz y solidaridad.

Este “Viaje de la Cruz de Lampedusa” está promovida por la fundación “Casa del Espíritu y de las Artes” la cual, desde hace años, trabaja en Milán en los campos de la cultura, la música y las artes como instrumentos de servicio a los estratos más endebles de la población, en particular de los niños y de la juventud que vive en situaciones de grave dificultad social.

La “Croce di Lampedusa” –según su nombre en italiano- está confiada a un relieve espontáneo que ya la ha acompañado en más de 2.400 lugares de culto en Europa y en todo el mundo, incluidas iglesias y santuarios.

Debido a la crisis del coronavirus su peregrinación se encontraba interrumpida para evitar reuniones con mucha gente, permaneciendo en la parroquia de los Padres Trinitarios de Algeciras, las cales gestionan un centro de acogida para personas excluidas, la mayoría migrantes. Actualmente se encuentra de viaje por la Diócesis de Tui-Vigo, peregrinación que incluye la parada prevista en Oia.