ALFREDO

Desnuda, así se encontraba la torre del faro de Cabo Silleiro desde que el pasado 19 de julio la empresa valenciana “Mediterráneo Señales Marítimas”, retiró la cúpula para su restauración integra.

La cripta preside a 85 metros de altura el viejo faro que se inauguró en 1924. Sujetada por una vidriera que protege el sistema de iluminación, la cúpula roja es el signo de identidad del famoso faro que guía a los marineros en su entrada a la Ría de Vigo y Baiona.

Este viernes, y tras cinco meses en las instalaciones de la empresa en “La Pobla de la Vallbona”, Valencia, la cúpula corona de nuevo la torre del mítico faro. Pero para que luzca de nuevo en todo su esplendor, unas 15 personas entre soldadores, pintores o montadores de cristales, trabajaron duramente en su restauración.

“La cúpula se ha desmontado entera y se ha restaurado toda la pieza de fundación. Primero se ha chorreado para sacar la vieja pintura y luego se le ha dado cinco manos de pintura y dos de imprimación. También se ha hecho una nueva cristalera en acero inoxidable, ya que la antigua estaba completamente podrida”, señala Miguel Ángel Rodríguez, responsable de la empresa encargada de la rehabilitación.

La cripta es la original de 1924 hecha en hierro fundido, cobre y latón. Está apoyada en una vidriera forjada con 64 cristales triangulares de 4 metros diámetro y más de 3 metros de altura. Todo el conjunto mide entre siete y ocho metros de altura y pesa 9 toneladas.

Pero de momento su luz seguirá “apagada”. No será hasta principios del próximo año cuando se instale el nuevo sistema de iluminación con una lámpara modelo MLL 1000 de tecnología LED. Esto supondrá un ahorro energético de un 60%. El alcance lumínico que se puede obtener supera las 29 millas náuticas. Eso sí, su óptica de cristal de roca pulida seguirá el menos otros cien años más flotando en mercurio.

De faro a hotel:

A pesar de que el faro seguirá funcionando como en los últimos 95 años, la Autoridad Portuaria de Vigo ha proyectado convertir el emblemático inmueble en un hotel marítimo, con unas espectaculares vistas del Océano Atlántico, de las Islas Cíes y de las costa de As Mariñas (Oia). Las obras, con una inversión de más de 1,4 millones de euros, se prevé que finalicen el próximo mes de febrero.

Los trabajos consisten en sustituir los elementos deteriorados y acondicionar la edificación a las necesidades actuales, así como vaciar interiormente las dos viviendas para disponer de un amplio local que pueda destinarse a otros usos. La obra incluye la eliminación de la estructura horizontal y la sustitución de cubiertas y todo el remozamiento de la estructura vertical y también de la envolvente. El acondicionamiento incluirá el cambio de la carpintería exterior, muy deteriorada por la climatología.

El inmueble tiene forma de C y cuenta con dos plantas de altura y una torre. La planta tiene 46 metros de largo por 11,5 de ancho. En total la planta baja mide 510 metros cuadrados y la alta, 356.

« 1 de 8 »

La cúpula roja preside de nuevo la torre del faro de Cabo Silleiro

Publicada por telemariñas en Viernes, 13 de diciembre de 2019