El gerente de Río Tollo, José Collazo, con el certificado GLOBALGAP

La empresa tomiñesa Río Tollo, ha recibido en los últimos días dos nuevos certificados internacionales, GLOBALG.A.P. y GRASP, que los avalan como empresa de plena confianza en el sector y garantizan su compromiso con el medioambiente, la salud, seguridad y bienestar de su plantilla.

«La pasión por nuestro trabajo, ofrecer productos de la máxima calidad de forma sostenible y valorar a nuestro personal, son piezas claves en nuestra filosofía de empresa. Un largo camino que se inició hace ya 22 años y en el que seguimos poniendo todo nuestro empeño, por este motivo, es para nosotros un orgullo haber sumado estos dos nuevos certificados internacionales», señalan desde Río Tollo.

El sello GLOBALG.A.P respalda todo el trabajo realizado desde Río Tollo para ser una empresa con Buenas Prácticas Agrícolas, una certificación que se otorga tras el cumplimiento e implantación de procesos productivos y controles de lo más exigentes establecidos a nivel europeo. “Para nosotros es una satisfacción enorme lograr este certificado internacional, es el reconocimiento a nuestra labor para conciliar el trabajo, para ofrecer productos de la máxima calidad con la convivencia en equilibro con el entorno rural del que formamos parte. Este sello acredita ese esfuerzo por realizar nuestro trabajo de forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente”, destaca José Collazo, Gerente de Río Tollo.

Junto con esta marca, también suman a su empresa la certificación GRASP, que recoge su compromiso con la salud, seguridad y bienestar de los trabajadores, porque “las buenas prácticas agrícolas no se centran únicamente en los productos, sino también en las personas”. Se trata de un módulo voluntario dentro del certificado GLOBALG.A.P con el que Río Tollo ha decidido implicarse “convencidos de que el cuidado y profesionalización del equipo humano es fundamental para seguir creciendo”.