ALFREDO // Imagen de archivo.

El ‘Timo del Familiar’ llega a Baiona. Los estafadores estudian a sus víctimas y buscan a las personas que pueden ser más vulnerables. Los timos tradicionales conviven con los nuevos, por lo que hay que estar siempre alerta. 

Rosita González es una vecina de la parroquia baionesa de Sabarís que ha recibido, a mediados de abril, una llamada de un presunto familiar de Buenos Aires. Ella no fue víctima de los estafadores, pero su prima sí.

Dos hombres lograron que la prima de Rosita, una vecina de Baíña, les entregase 2.000 euros. Uno de los timadores se hacía pasar en una conversación telefónica por un familiar suyo y el otro individuo por un abogado. Ambos aseguraban que su supuesto familiar, un primo llamado Juan, estaba retenido en el aeropuerto vigués de Peinador y que estaba sin dinero porque no podía coger sus maletas, las cuales decían que se encontraban retenidas en México.

Me llamó por teléfono un hombre y me dijo que era Juan, un primo mío que vive en Argentina. Me contó que acababa de llegar a Vigo por un asunto de trabajo. Yo pensé que quería que lo recogiera en el aeropuerto de Peinador, pero no fue así”, declaró Rosita a Telemariñas. A medida que la conversación telefónica se iba alargando, también se iba enredando. “Este supuesto primo me explicó en esa misma conversación telefónica que había hecho escala en México y que le quedaron todas las cosas en la maleta. Que para salir del aeropuerto tenía que pagar una multa y no tenía dinero” añadió.

En medio de la conversación, el estafador, le pasó el teléfono a su supuesto abogado para que el timo fuera más creíble. “Me contó otra milonga para enredarme más aún”, aseguró Rosita. Pero su primo Juan le seguía insistiendo para que le prestase dinero, diciéndole que después le devolvería el doble de lo prestado. “Mira, yo no tengo dinero pero te puedo ir a buscar al aeropuerto”. Pero el presunto primo se negó.

Pocos días más tarde, esta vecina de Sabarís escuchó en los informativos los timos de presuntos familiares que venían de Argentina. “Entonces llamé a mi prima de Baíña, pero ya era tarde. A ella sí que la engañaron y le timaron 2.000 euros”, relató Rosita, quien matizó que la prima no quiso poner una denuncia por miedo a represalias.

Lo más sorprendente de la historia es que tras timar a su prima Rosita recibió nuevamente la llamada de su ‘primo Juan’ diciéndole que ya “había solucionado el problema”.

En la mayoría de los casos, las víctimas de los estafadores sienten vergüenza por haber sido engañados y no solo no denuncian, sino que no le cuentan a nadie lo sucedido, quedando la conducta del timador impune.

Alertan sobre el “Timo del Familiar”

La Policía Nacional quiere alertar a los ciudadanos que en los últimos días ha detectado en el ámbito de Vigo-Redondela otros dos casos de una nueva modalidad de estafa conocida como “Timo del Familiar”.

El último caso tuvo lugar este martes, cuando un vecino de Vigo recibió una llamada telefónica a su domicilio, en la cual una persona le dijo que era un abogado y que le hablaba en representación de un familiar suyo que se encontraba retenido en el aeropuerto de Madrid.

El problema es que traía en su maleta 30.000 euros sin declarar, y que las autoridades fiscales españolas le exigían pagar 1.500 euros para poder ingresar el dinero en España. En ese instante la pasó al presunto familiar, quien le indicó que era el hijo de un primo suyo que vivía en Portugal, preguntándole a la victima una serie de datos personales. Inmediatamente recuperó el teléfono el supuesto abogado y le indicó a la mujer que este joven estaba hablando con las autoridades españolas y que necesitaba que le facilitase su dirección.

La víctima le dio los datos que le pidieron, al tiempo que el representante le indicó que debería realizar un ingreso por el importe de las tasas fiscales para poder introducir el dinero en España, facilitándole para ello los datos asociados a una cuenta de Western Union. Inmediatamente acudió a una oficina de correos y realizó el envío de 1.560 euros, recibiendo a los pocos minutos una llamada del abogado para indicarle que se había solventado el pago de tasas, pero que en una segunda maleta habían ocultado otros 10.000 euros, y para declararlos le hacía falta que le ingresaran otros 1.700 euros más, en concepto de impuestos y multa. Esto extrañó a la mujer, la cual colgó el teléfono y llamó a su familia portuguesa, quienes le informaron que estaban todos localizables y ninguno en España.

En ese instante se percató que acababa de ser víctima de un timo, por lo que se presentó en la Comisaría de Policía Nacional de Vigo-Redondela para presentar la correspondiente denuncia. El hecho está siendo investigado por el Grupo e UDEV-ESTAFAS de la Brigada Policía Judicial.