La exposición “Auga, o sangue da terra” se podrá contemplar en Tui
Una imagen de la exposición

Del 1 a 22 de febrero, la Sala de Exposiciones Municipal, en el Área Panorámica, acogerá la exposición “Auga, o sangue da terra” de Manuel Valcárcel. Esta muestra llegará a Tui gracias al convenio de colaboración cultural firmado esta mañana por el alcalde, Carlos Vázquez Padín; la directora de Oficina de ABANCA de Tui, Uxía Arranz Costas; y la Coordinadora del área de Cultura de Afundación, Marité Cores.

La exposición « Auga, o sangue da terra », que será inaugurada el 1 de febrero a las 19:00 horas, realiza un recorrido por la relación del ser humano con el agua mediante fotografías de los cinco continentes. Lugares tan remotos cómo Nueva Zelandia, India, China, Níger, el desierto de Atacama o la cuenca del lucense río Lor fueron fotografiados por Manuel Valcárcel y recogidos en este proyecto expositivo que tiene como objetivo valorar el agua como elemento vital y mostrar como influye la presencia o ausencia de agua en las culturas, en los paisajes y en los ecosistemas.

Las imágenes están distribuidas en tres bloques. El primero, «Los estados del agua», recoge fotografías tomadas en Nueva Zelandia y Galicia, con el río Lor como protagonista, que plasman el paso del agua en estado sólido a líquido y, al mismo tiempo, los engarces entre la montaña y el mar.

«El agua y la vida» conforma el segundo bloque con imágenes de dos lugares del continente asiático. Uno de ellos es Varanasi, en la India, por donde pasa el río Ganges, que forma parte de la vida espiritual de los hindúes y es destino sagrado de peregrinación. El segundo lugar es Longshen Guilin, en China, donde el manejo del agua por parte del ser humano determinó el paisaje. Las laderas se reconstruyeron con terrazas en las que se cultiva el arroz.

«Viviendo en la escasez» es el último bloque que trata sobre la escasez y ausencia de agua. Incluye imágenes de Malí y sus pescadores, quien, aprovechando la época de sequía, recogen todo el pescado que pueden en el río Níger para después venderlo. La escasez de agua también se ilustra con imágenes del desierto de Atacama, donde la sequía dio lugar a un paisaje lunar.