La Patrulla Fiscal y de Frontera de la Guardia Civil de la Comandancia de Pontevedra estrenó este lunes en Tui, un nuevo sistema móvil de rayos X, que incluyen escáner y furgón, para la lucha contra el contrabando, el fraude intracomunitario y el tráfico de drogas en las fronteras Hispano-Lusas.

En su primer día, la Guardia Civil, un uno de sus controles aleatorios, sorprendió a un conductor de un autobús turístico que hacía la ruta entre Oporto y París con una pistola en la maleta. El hombre, de nacionalidad lusa, reconoció la propiedad del arma, pese a no tener licencia y tratarse de una pistola indocumentada, por lo que fue arrestado, según informa La Voz de Galicia.

El hallazgo se produjo minutos después de las diez de la mañana, cuando se le dio el alto al autobús portugués en el que viajaban unas cincuenta personas. La Guardia Civil inspeccionó el equipaje de todos los pasajeros con el apoyo del perro del Servicio Cinológico, que también detectó un positivo por marihuana en una mochila en la que ya no había droga alguna, pero que sí la había albergado.

Las maletas más voluminosas se llevaron directamente a la cinta corredera para someterlas al visor de rayos X, mientras que los bolsos más pequeños se inspeccionaban manualmente. En una de las maletas de cabina que iba en el maletero fue donde los agentes localizaron, tapada con un plástico, una pistola del calibre 6,35. Tras quince minutos de inspección, los pasajeros pudieron continuar se viaje.

Este nuevo escáner, que funciona como el de un aeropuerto, está destinado a servir como apoyo en la lucha que la Guardia Civil desarrolla en la frontera hispano-lusa contra el contrabando de tabaco y las redes de crimen organizado. Esta nueva adquisición forma parte del Proyecto Viriato 2017/2018, financiado por la oficina de Lucha Antifraude.