GUARDIA CIVIL

Los animales sueltos en la calzada suponen un grave peligro para la circulación rodada. Este domingo, al atardecer, una patrulla del Destacamento de Tráfico Guardia Civil O Porriño tuvo que emplearse a fondo para interceptar a un caballo que trotaba libremente por la calzada produciendo un grave atasco, con la circulación retenida en los dos sentidos, en el Km. 9 de la carretera PO-325, a la altura de la localidad de Nigrán.

En un corto espacio de tiempo, uno de los componentes de la patrulla pudo alcanzar el cabezal del equino y retenerlo fuera de la calzada, restableciéndose la circulación sin incidentes.

Momentos después se personó el propietario del animal, alegando que se le había escapado de una finca próxima.

FUENTE: GUARDIA CIVIL