CONTROL ALCOHOLEMIA
FOTO GUARDIA CIVIL DE TRÁFICO // Archivo.

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra, durante la madrugada del día primero de año, estableció un dispositivo operativo de alcohol y drogas en las distintas vías de comunicación de la provincia, con el objetivo de poner fuera de la red viaria a aquellos conductores que habían bebido o consumido drogas.

Alcohol:

En el citado dispositivo especial, se han realizado 891 pruebas de detección de alcoholemia y 41 conductores fueron descubiertos arrojando un resultado positivo. De los conductores que dieron positivo, la mayor parte fueron denunciados por vía administrativa y a dos de ellos se le instruyeron diligencias penales, al haber superado la tasa de 0,60 mg/l en aire espirado.

Drogas::

Se realizaron 7 pruebas de detección de drogas. De los conductores sometidos al test salival para comprobar la presencia en el organismo de drogas, 3 resultaron positivas, es decir el 37,5% del total, a los cuales se les ha formulado expediente denuncia por vía administrativa.

En el caso de las drogas, la ley prohíbe conducir con presencia de drogas en el organismo del conductor, quedando excluidas las sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica. Esta infracción catalogada como muy grave está castigada con una sanción de 1.000 € y la retirada de 6 puntos.

En otro orden de actuaciones, señalar que durante la misma madrugada, efectivos del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de O Porriño fueron denunciados 5 conductores que fueron sorprendidos conduciendo de forma temeraria, cuando realizaban una exhibición de “trompos” y derrapajes en la carretera EP-2601 (Mos-Puxeiros), en las proximidades de un local de bebidas.

Estos conductores, que se enfrentan a una sanción económica de 500 euros y la detracción de seis puntos, se habían citado por las redes sociales después de que la tarde noche del día anterior hubiesen estado realizando la misma temeraria exhibición, en las proximidades de un local de bebidas próximo, con el consiguiente riesgo para los demás usuarios de la vía.