La Hermandad de la Santa Casa de Paz y Misericordia de Baiona celebra el día de su patrona con visitas de peregrinos

Hoy baioneses y visitantes celebran el día de la Patrona de la Santa Casa y Misericordia de Baiona.

Peregrinos que se encontraban esta mañana realizando el “Camino Portugués”, saliendo desde Tui con sus bicicletas para iniciar el camino hacia Santiago de Compostela desde Portugal, cogieron el ferri que los llevó hasta Baiona para visitar la capilla de la La Hermandad de la Santa Casa de Paz y Misericordia.

La Hermandad de la Santa Casa nació invocando a Santa Isabel, Reina de Portugal, cuya imagen se conserva en el retablo mayor de la capilla, la más antigua de Galicia y una de las de más larga tradición de toda España.FOTO RUBENS

Camino de Santiago Portugués

Santa Isabel de Portugal ha sido Reina de nuestro país vecino, aunque de origen Español, y conocida por aquel entonces como “Rainha Santa”, peregrinó dos veces a Santiago de Compostela por una ruta que hoy responde al nombre de “Camino Portugués”.

De la Catedral de Santiago parte una de las calles con mayor encanto y vida nocturna de la capital gallega. Se trata de la rúa A Raíña, un espacio lleno de bares, restaurantes y bullicio. Una calle testigo de la historia y, según cuenta la tradición popular, del propio devenir Xacobeo. Fue en ella, donde se alojó, sin pomba ni boato, y en un hospital para peregrinos, una de las más célebres caminantes reales de la vía lusa, Santa Isabel de Portugal, la esposa del rey Don Dinís.

 

Historia

En el quinto día del mes de abril del año del Señor de 1574, reunidos altos miembros de la milicia, el comercio y la sociedad de la Villa de Baiona a iniciativa del Capitán Rodrigo García, destacado militar de la Guarnición de Monte Real, nacía la Hermandad de la Cofradía de “Nuestra Señora la Madre de Dios Virgen María de la Misericordia”, según reza en el documento fundacional y con la autorización expresa de S.M. el Rey Felipe II. Al constituirse, esta Hermandad era similar a la fundada en Lisboa por la Reina Doña Leonor, esposa del Rey de Portugal Juan II, de donde se adoptaron sus estatutos y nombre.

Durante la segunda mitad del siglo XVI Baiona constituía el punto defensivo más importante del Reino de Galicia. La fortaleza de Monterreal era un bastión defensivo fundamental de la monarquía que ostentaba Felipe II, no sólo en las guerras contra los portugueses sino también en la contención de los ataques de los corsarios ingleses. La flota del pirata Francis Drake es derrotada en 1585 –al intentar desembarcar en Baiona– por la guarnición militar de Monterreal, comandada por D. Diego Sarmiento de Acuña, Conde de Gondomar. La Real Villa sufrió además el ataque del ejército portugués y una terrible peste negra, hechos que diezmaron considerablemente a la población, creando un importante problema social. En este marco de penurias continuas se crea la “Hermandad de la Santa Casa” para buscar paliativos a los problemas de los vecinos de Baiona, ya que los “Hermanos Cofrades” tenían como obligación cumplir las Obras de Misericordia, especialmente una de ellas: enterrar a los vecinos muertos y a cualquier forastero que falleciera en la villa.

Internamente estaba presidida por un “Proveedor” y según decía el Reglamento: “será hombre honrado, de autoridad, buena fama, hábitos humildes y sufrido”. A este cargo principal le seguían otros nueve consejeros, un Escribano y dos Mayordomos. La elección se efectuaba el 4 de julio de cada año, fiesta de Santa Isabel, Reina de Portugal, prestando los elegidos juramento sobre los Santos Evangelios al Escribano. Los cargos de los dos Mayordomos se elegían el último domingo de cada mes para actuar durante el mes siguiente.
En los escritos y documentos de la época figura que en el año de 1591 esta Hermandad asiste a Ana Gómez, vecina de Baiona, en su penoso trance de ser juzgada, condenada y ejecutada por la Inquisición –representada por la Orden de los Dominicos (que posteriormente fundarían el Convento de clausura de la villa)– acusada de brujería, en uno de los capítulos más horrendos de ese período.
Posteriormente y durante las guerras religiosas y por la conquista de Irlanda, entre anglicanos ingleses y católicos irlandeses y escoceses a finales del siglo XVI, la Hermandad ayudó y dio cobijo a los exiliados que huían, instalándose muchos de ellos en Baiona, villa que mantenía estrechos vínculos comerciales y marítimos con puertos de Inglaterra, Irlanda y Francia.

Uno de estos refugiados fue Robert Poore sacerdote irlandés nacido en Cathford y muerto en Baiona en 1595, cumpliendo este religioso uno de los anhelos más ansiados por cualquier emigrante: ser enterrado bajo tierra de su país, hecho que se cumplió al ser sepultado bajo una lápida de basalto negro procedente de la propia Irlanda y con un epitafio que reza “SA DE ROBERTO POORRE SACERDOTE IRLANDÉS DE GATAFOR DA l DE POPORSEL VZº DESTA VILLA 1595” y que aún se conserva.

La Hermandad de la Santa Casa de Paz y Misericordia fue también la encargada de realizar, desde su fundación, las procesiones de Semana Santa en la Villa, de las que aún perduran la Procesión de los Pasos del Jueves Santo y el Santo Entierro, el Viernes Santo.

Entre los hechos reseñables de la historia moderna de la Santa Casa destaca la concesión por parte del Concello de Baiona de la “Medalla de Oro” de la Villa en “…reconocimiento de su importancia en la historia de la villa de Baiona, sus hechos al servicio del pueblo, su importancia cultural, sus méritos en la restauración y cuidado de su patrimonio artístico y cultural, la importancia para el sector turístico de la villa y el buen hacer durante sus siglos de historia.”