Saúl Álvarez

La Icónica, una prueba que unió Oia y Tui, vivió dos grandes jornadas el pasado fin de semana. En el primer recorrido, entre Oia y A Guarda, que constaba de 15 kilómetros, se celebró el sábado. Después, el domingo, los participantes afrontaron el más exigente, con el doble de kilómetros entre A Guarda y Tui.

Tuvieron que pasar por O Rosal, Tomiño, Vilanova de Cerveira, Valença do Minho y Tui. Fueron casi 150 las personas que se aventuraron a realizar una prueba que tenía como uno de sus principales alicientes el poder hacerla en la modalidad de marcha nórdica. Una especialidad nueva y que ya tiene una gran aceptación en Galicia.

La Icónica atravesó lugares emblemáticos, tal como era su objetivo. Salió de las inmediaciones del Monasterio de Oia, un escenario de película. Allí también se citaron los alcaldes de A Guarda, Antonio Lomba, Oia, Cristina Correa, O Rosal, Ánxela Fernández, Tomiño, Sandra González y el concejal de deportes de Tui, Rafael Estévez. Ellos ya conocen la espectacularidad de la travesía, pero experimentaron nuevas sensaciones, al igual que los participantes. El ‘Camino Portugués por la costa’ también supone un aliciente para los peregrinos. Descubrirlo formó parte de la filosofía de La Icónica.

Como no podía ser de otro modo, a la iniciativa se unieron los ayuntamientos de Vila Nova de Cerveira y Valença do Minho. Ambas entidades también contribuyeron con su apoyo a la divulgación de la zona. La mayor parte de los casi 150 participantes cubrieron el recorrido, exigente por ser tan largo. Y todos prometieron volver el próximo año.

Saúl Álvarez