Agentes de la Policía Autonómica llevaron a cabo este fin de semana 73 inspecciones en 17 Concellos gallegos, entre ellos Baiona y Nigrán, en el marco del Plan de actuación específico destinado a la inspección y control de las medidas adoptadas por las autoridades competentes para hacer frente a la crisis sanitaria provocada por el covid-19. En estos controles se identificaron a 65 personas y se levantaron 35 actas de infracción.

En base a este Plan, la Policía Autonómica destinó efectivos y recursos entre el 3 y el 6 de julio a controlar que se están cumpliendo las medidas vigentes para frenar la expansión de la enfermedad. Se realizaron 61 dispositivos en los Concello de A Coruña, Boiro, Ourense, Leiro, O Carballiño, San Amaro, Portonovo, Sanxenxo, Barreiros, Burela, Cervo, Foz, Ribadeo, Viveiro, Xove, Baiona y Nigrán.

Los agentes de las distintas sedes, con apoyo de la Jefatura de Santiago, actuaron en dispositivos en turnos de mañana, tarde y noche preferentemente para informar, disuadir controlar y, de ser necesario, proponer sanción.

Además, y en coordinación con las demás fuerzas y cuerpos de seguridad, trabajaron en establecimientos abiertos al público, centros comerciales o zonas de ocio nocturno para garantizar que se cumplen las medidas sanitarias, como el uso de mascarillas, la distancia interpersonal, la higiene, o aforo y acondicionamiento.

Por otra parte, los agentes también llevaron a cabo comprobaciones de la localización en los domicilios de las personas afectadas por el brote de A Mariña.