Policía Local de Baiona
BANDALLO // Agentes de la Policía Local de Baiona. (Archivo)

La escasez de personal cualificado dentro del servicio de la Policía Local de Baiona está llevando al límite a la actual plantilla, así lo ha asegurado Joaquín Goce Ratel, delegado de personal del Concello en un comunicado de prensa remitido a los medios.

Según Goce “la cantidad de servicios extraordinarios debido al aumento de los actos culturales, el ocio nocturno, totalmente fuera de control, las características de la Villa o el incremento de la población que requieren de la actuación policial, desbordan a un colectivo que únicamente se ve reforzado por auxiliares que carecen de principio de autoridad y cuya función se ve limitada a la regulación del tráfico y apoyo a los profesionales que se encuentren de servicio”.

El delegado también hace referencia en la misiva a la falta de planificación por parte de los mandos, tanto policiales como políticos, que se viene percibiendo, indica, “desde hace dos años en los que se preveía tales circunstancias y se acordaban en meses anteriores la cobertura de servicios extraordinarios de cara a la época estival, ha llevado a situaciones insostenibles para este cuerpo”.

Asimismo, afirma Joaquín, “el nombramiento de servicios extraordinarios de forma indiscriminada, los cambios de turno arbitrarios por los mandos policiales y admitidos por los políticos, ha llevado a los agentes de este cuerpo a presentar quejas de forma reiterada ante los superiores jerárquicos, los cuales han caído en saco roto”.

Goce confirma que en el mes de julio han sido cubiertos varios servicios con un sólo agente, incluidos turnos nocturnos, o en algún caso, explica “auxiliares con un agente en prácticas así como el nombramiento de tres turnos seguidos”.

Por otra parte, el delegado de personal expone que “se ha tratado de dar una solución pactada, consensuada y lógica a dicha situación obteniendo la callada por respuesta por parte de los responsables de este cuerpo”.

Actualmente están trabajando 10 agentes de la Policía Local que se ven reforzados en la época estival por 9 auxiliares. “El problema es cuando uno de los agentes está enfermo o se va de vacaciones, no hay personal para que lo sustituya y se queda un sólo agente, incluidos los turnos de noche” concluye Joaquín.