Castro do Pico da Bandeira

Las excavaciones arqueológicas regresaron al Castro do Pico da Bandeira un siglo después. El Concello promovió en colaboración con la Comunidad de Montes de O Rosal, una campaña arqueológica en este castro, una atalaya de grandes dimensiones situada en el límite con el municipio de A Guarda que abarca aproximadamente seis hectáreas de terreno. “Con estas actuacións queremos axudar a poñer en valor este importante enclave histórico que goza dunhas grandes vistas sobre o val do río Miño e afondar no coñecemento histórico da contorna”, explica la alcaldesa, Ánxela Fernández Callís. 

Excavado a inicios del siglo XX por la Sociedade Pro-Monte de Santa Tegra, en él aparecieron diversos fragmentos de cerámicas, trisqueles y otros objetos de valor de los que en estos momentos no se conoce su paradero o que están mezclados con los restos de otros lugares. Por eso, tras la limpieza de la zona promovida por la Comunidad de Montes de Salcidos, en colaboración con la de O Rosal hace dos años y que permitió documentar los restos de una vivienda en superficie, ahora el Concello rosaleiro promovió una pequeña excavación de 12 metros cuadrados en el entorno de la muralla para coñecer o seu estado de conservación e potencial, así como para descubrir máis datos sobre a época deste castro e sobre as súas xentes”.

Además de esta intervención, también se pondrá en valor un petroglifo situado a escasos metros del castro, que podría ser de la misma fecha o anterior y que consiste en un reticulado. Esta pieza fue señalizada dentro de los trabajos de la campaña. Tras las excavaciones se realizará una visita guiada al castro y a su entorno para darla a conocer al vecindario.

La campaña contó con el apoyo de la Diputación de Pontevedra, que financió con 4.767 euros para los trabajos de señalización a través de una línea de ayudas para la rehabilitación y señalización del patrimonio histórico-cultural de los Concellos de la provincia para el año 2021.