El conselleiro de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria, Román Rodríguez González, y la subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Ana María Ortiz Álvarez, a la vez que el obispo de Tui-Vigo, Luis Quinteiro Fiuza, y la directora general del Patrimonio Cultural, María Carmen Martínez Insua, visitaron esta mañana las obras de acondicionamiento que han dado comienzo en el conjunto catedralicio tudense.

Las actuaciones consistirán en el acondicionamiento y rehabilitación de las dependencias del antiguo pazo episcopal para destinarlas a usos culturales, compatibilizando estos usos con la actividad institucional y representativo del obispado. Las obras fueron adjudicadas por el Ministerio de Fomento por 463.248,37 euros y tiene un plazo de ejecución de seis meses. La Xunta colabora asumiendo los más de 25.000 euros del coste de los honorarios técnicos de la dirección de las obras.

En estas primeras semanas de ejecución se completó la instalación de los medios auxiliares para la elevación de cargas, la implantación en la obra y las medidas de seguridad y higiene previstas en el Plan de seguridad y salud. En cuanto a los trabajos efectivos en la obra, se realizó la demolición y retirada de escombros de la tabiquería no estructural que separaba las distintas dependencias que van a ser objeto del acondicionamiento.

Los principales trabajos que se ha previsto acometer son la restauración de la cubierta del edificio; el saneamiento de juntas de la fábrica en toda la zona de actuación del proyecto, mediante la limpieza y retirada de morteros de cemento y relevo de estos por morteros de cal y la colocación en la cara interior de las fachadas de un trasdosado autoportante ligero. Asimismo, se acometerá la reparación de las rejas de forja y de las fábricas dañadas en su contorno y la eliminación de las rejas no históricas y sin función; se colocará pavimento donde sea necesario para mejorar la accesibilidad al conjunto en zonas claves como ascensor y aseos.

En este sentido, en las plantas primera y segunda se levantará el pavimento existente, excepto en el salón del trono y en la Guardería de Santos, y se colocará un nuevo firme de linóleo. En la Guardería de Santos se aprovechará el pavimento existente y en el salón del trono se utilizará como base para el nuevo suelo de linóleo. Finalmente, se actuará en el conjunto de las carpinterías de madera, según su estado de conservación; se abrirá un hueco entre la sala capitular y la zona de las Necesarias.