El municipio guardés se preparara desde hace semanas para vivir una de sus festividades más destacadas, con la elaboración de las tradicionales alfombras florales que cubrirán las principales calles del casco antiguo de la villa en el fin de semana del Corpus Christi.

Decenas guardeses trabajan a destajo estos días para ultimar los preparativos, que comenzarán a tomar forma durante la tarde y la noche del sábado.

El vecindario y los visitantes podrán disfrutar de los coloridos tapices ya en la mañana del domingo, tras toda una noche de trabajo. Estos podrán contemplarse en la Plaza del Reló, la plaza Ignacio Sobrino, la plaza José María Lomba y las calles Oliva, Hernán Cortés, Malteses y Concepción Arenal, así como en la zona en la Ribera. El entorno de esta calles permanecerá cerrada al tráfico hasta el final de la tradicional procesión, que partirá desde la Iglesia parroquial de Santa María una vez finalizada la Misa (12:30 horas).

ALFREDO
ALFREDO