Libros con descuentos y actividades protagonizaron la Feria do Libro en A Guarda
CEDIDA // Imagen de la Feria do Libro en A Guarda.

Bajo un sol que acompañó durante la mayor parte de la jornada, los guardeses y todos los visitantes que quisieron acercarse hasta la Plaza del Reló el pasado domingo 22 de mayo, pudieron disfrutar de la Feria do Libro de A Guarda en una jornada llena de entretenimiento y actividades culturales. 

Sobre las 11:00 horas de la mañana abrieron los puestos de las librerías, algunas locales y otras que asistieron desde villas próximas como O Rosal o Gondomar, en los que se podían comprar libros con un 20% de descuento respeto al precio en tienda. Además, también había un puesto de intercambio de libros, tanto de adultos como infantiles, en el que los asistentes dejaban un libro que ya no querían y llevaban otro a cambio y otro puesto de información para hacer el carné de la biblioteca.

A las 12 y promedio del mediodía dio comienzo a esperada obra “Os contos da barriga verde, que fue seguida con atención por decenas de niños y no tan cautivos que llenaron la Plaza del Reló. Allí presenciaron el espectáculo que homenajeaba al escritor Manuel María, a lo que se le dedicó este año el Día de las Letras Gallegas. La actuación corrió al cargo del cómico Fran Rei, quien hizo las delicias de familias enteras en una representación dirigida al público infantil pero con guiños continuos a los más mayores de la casa.

Tras la pausa para el almuerzo, la Feria do Libro continuó durante toda la tarde. Además de seguir abiertos los puestos de las librerías, a las 19:30 horas tuvo lugar a representación del espectáculo Falar sen cancelas”, en el que volvió a actuar Fran Rei, de esta vez acompañado por Pedro Brandariz e Isabel Risco. Juntos provocaron las risas de los asistentes a través de monólogos, juegos y diferentes improvisaciones llenas de humor.

Después de esta completa jornada, la Feria del Libro de A Guarda de este año finalizó a las 21:00 horas con el sorteo de un lote de libros que se realizó entre aquellos que compraron algún libro en los puestos ubicados en la plaza, tras el cual los libreros se recogieron hasta el próximo año, después de dar por finalizada una exitosa novena edición de esta celebración.