BANDALLO // López-Chavez en Panxón. (Archivo)

El delegado territorial de la Xunta en Vigo, Ignacio López-Chaves, entiende que el recurso contencioso administrativo anunciado ayer por el Concello de Gondomar contra la Xunta, a la que el Gobierno local atribuye la pérdida de una subvención de 65.000 euros, tiene poco camino. Según explicó López-Chaves, el regidor “sabe que no hizo las cosas bien y ahora pretende cargarnos con la culpa de sus errores”.

López-Chaves no oculta su extrañeza de que el alcalde acuda ahora la justicia cuando “es consciente de que no actuó con la suficiente diligencia”. El representante del Gobierno gallego en el área territorial de Vigo nada más conocer las intenciones del Concello, tras perder la ayuda relacionada con una obra ya terminada de mejora en el Camino de Cernada, en Vincios, se interesó por el estado del expediente vinculado a esta actuación, competencia de la Dirección General de Desarrollo Rural.

Presentó una factura por importe de 59.639,99 euros fuera del período de elegibilidad”, apunta el delegado territorial de la Xunta en Vigo. “Por este motivo, se hizo una pérdida del derecho a cobro de la que el único responsable es el Concello de Gondomar”, agregó.

López-Chaves lamenta la decisión del alcalde “pese a saber que no tiene razón, y lejos de asumir la culpa y reconocer su responsabilidad, oculta el verdadero motivo por lo que perdió la subvención; pagar fuera del plazo exigido”. “Al igual que los vecinos deben cumplir los plazos que se le exigen para el pago de sus impuestos, y sino saben que tendrán que pagar recargo, las administraciones públicas están sujetas a las mismas obligaciones”, indicó el delegado.