Un operario de Protección Civil de Tui en la limpieza y desinfección de un espacio público

Las Agrupaciones de Voluntarios de Protección Civil (AVPC) incrementaron en un 30% sus operativos de intervención en 2020, así como la desinfección de espacios públicos, la atención en domicilios, reparto de alimentos y medicamentos y tareas de información y concienciación de la ciudadanía sobre la importancia de adoptar las medidas de protección frente a la covid-19.

El director general de Emergencias e Interior, Santiago Villanueva, reconoció el trabajo de los efectivos hoy durante la presentación del balance de actividad del 112 Galicia correspondiente al año 2020 junto con el gerente de la Axencia Galega de Emerxencias (AXEGA), Marcos Araújo.

En este sentido, destacan los 21.192 operativos de 2020 frente a los 14.387 de 2019. Según los datos recogidos por el 112 Galicia, del total de operativos, 4.088 se correspondieron con la desinfección en residencias, centros de salud, hospitales, calles, zonas de tránsito, paseos, parques, etc.; 1.717 con el reparto de alimentos y medicamentos, 652 con actuaciones de control e información en colaboración con otros organismos (ayuntamiento, policía); entre otras actividades.

Peticiones de atención psicológica

Además, el 112 recibió más de 700 peticiones de atención psicológica entre los meses de abril a junio de 2020, los más duros del confinamiento provocado por la emergencia sanitaria. Un período, según explicó Santiago Villanueva, marcado “indiscutiblemente” por la situación sanitaria creada por la COVID-19, que influyó en el trabajo desarrollado en el Centro Integrado de Atención a las Emerxencias (CIAE) 112 Galicia, como recogen las estadísticas al cierre del pasado ejercicio.

Así, el responsable del departamento incidió en los resultados en la prestación del servicio de atención psicológica 24 horas que la Xunta de Galicia habilitó, a través del 112 Galicia, durante los meses más duros del confinamiento. Esta actividad, puesta en marcha en colaboración con el Colexio Profesional de Psicólogos de Galicia, permitió dar respuesta y derivar a los profesionales especializados un total de 727 peticiones de usuarios, que se repartieron de la siguiente manera en el tiempo establecido: 511 en abril, 195 en mayo y 21 en junio.

Igualmente, destacó el incremento de las solicitudes de ayuda por emergencia social recibidas durante el 2020 en el 112 Galicia. Estas llamadas estuvieron relacionadas mayoritariamente por caídas en el interior de los domicilios y por situaciones de vulnerabilidad (personas que viven solas, en la calle o con algún tipo de dolencia). De este modo, indicó que en 2020 se atendieron un total de 2.014 llamadas de este tipo frente a las 1.435 atendidas en 2019. De hecho, en la clasificación por meses, puede observarse como abril, mayo y junio de 2020 experimentaron un aumento con respecto al mismo período del 2019: 187 frente a 106, 182 frente a 92 y 148 frente a 130.

Se reduce la distancia entre incidentes gestionados y llamadas atendidas

Sobre llamadas atendidas e incidencias gestionadas, el 112 Galicia cierra el ejercicio del 2020 con una diferencia cada vez más ajustada entre ambos conceptos para ratificar el conocimiento y buen uso del número único europeo de atención a las emergencias. Así, de las casi 383.150 llamadas atendidas, 236.343 implicaron la movilización de los recursos de emergencias. Unas cifras que representan un 3,6 por ciento menos de llamadas atendidas con respecto a 2019 (397.534), pero un 1,3 por ciento más de incidencias gestionados que en el pasado ejercicio (233.114).

Para la atención de las incidencias generadas, fue necesaria la activación de los equipos de intervención en 437.160 ocasiones en 2020. En detalle, observamos que las movilizaciones de los cuerpos y fuerzas de seguridad (Guardia Civil, Guardia Civil de Tráfico, Policía Autonómica, Policía Nacional y Policías Locales) suponen el 36,5 por ciento del total. También destacan las intervenciones de los voluntarios de Protección Civil (11 por ciento), seguidas de las de los bomberos comarcales y municipales y de los Grupos Supramunicipales de Emergencias (GES), que representan el 7 y el 5 por ciento del total; y los servicios municipales de Protección Civil, que son el 2,7 por cien del resultado final de las activaciones de recursos.

Menos movilidad, menos accidentes en carreteras, laborales y ferroviarios

En cuanto al tipo de los incidentes gestionados, se observa cómo la reducción de la movilidad de las personas supuso un descenso de los accidentes en carreteras, laborales y ferroviarios, así como de los avisos por incidentes en la circulación, tales como la presencia de obstáculos o derrames. Así, mientras en 2020 se contabilizaron 17.566 accidentes y 22.681 incidentes en la circulación, 2019 cerró con 22.784 accidentes y 30.513 avisos por obstáculos en las vías.

También hubo un descenso con respecto a las solicitudes de intervención de los organismos competentes de la recogida y tratamiento de animales (28.697 frente a 31.589 en 2019) y a los incendios urbanos e industriales, que pasaron de 9.384 en 2020 a 9.646 en 2019.
Sobre los incidentes relacionados con la seguridad ciudadana y el requerimiento de las fuerzas de la orden, se comprobó un pequeño descenso, pero igualmente un número alto de intervenciones, pues se contaron 32.306 en 2020, unas 500 menos que en 2019 (32.850).

Accidentes domésticos y caídas en vía pública

Igualmente, Santiago Villanueva indicó que existe un tipo de incidentes que sobresale por encima de los demás, que son las llamadas por necesidades de índole sanitaria. Este tipo de comunicaciones crecieron un 20 por ciento en comparación con el año anterior, esto es, 85.958 incidentes en 2020 frente a las 69.479 de 2019.

Sin embargo, es necesario aclarar que, en este grupo, se recogen no sólo solicitudes de consulta o atención sanitaria por diferentes dolencias más allá de la COVID-19, sino también cualquier situación en la que sea necesaria la intervención exclusiva de los profesionales de este sector. Así, en 2020 se produjeron muchas llamadas por accidentes domésticos, en fincas y espacios privados o caídas en la vía pública, que están incluidas en la tipología de atención sanitaria y en las que sólo se precisó la atención médica.

Finalmente, la clasificación por provincias presenta pocas diferencias, pues siguen siendo las atlánticas (A Coruña y Pontevedra) donde se produce el grueso de las intervenciones (91.727 y 85.983, respectivamente) frente a Ourense y Lugo, que suman 29.695 y 26.466 incidentes.