El Concello de O Rosal mantendrá cerrados “por el momento” todos los parques infantiles del municipio al no poder asumir las condiciones sanitarias establecidas para su reapertura.

Por responsabilidad y dada la situación que se está viviendo, el Concello decidió retrasar el posible uso de estas instalaciones, dado que la limitación de recursos no permite ejecutar las medidas de seguridad y prevención ante los posibles contagios fijadas desde la Xunta, una decisión que también está tomando la mayor parte de las administraciones locales.

Según la normativa, para poder abrir los parques infantiles se tiene que garantizar el control del aforo, que será de un máximo de una persona por cada cuatro metros cuadrados de superficie computable, y garantizar la desinfección diaria de todas las instalaciones. Para el Concello es inasumible cumplir con estos criterios, ya que no dispone tampoco de la capacidad de control necesaria. Por este motivo, toda vez que los parques infantiles puede ser un foco de contagio importante agravado por el hecho de que la mayoría de los niños son asintomáticos, desde el Gobierno municipal se decidió operar de una manera sensata y mantener cerradas las instalaciones.

Desde el Concello se quiere apelar también a la responsabilidad individual de cada persona ante esta situación y a que se respeten las normas y no se rompan precintos para acceder y utilizar los parques infantiles del municipio. Debemos ser conscientes de que, a pesar de entrar en una etapa de nueva normalidad, la crisis sanitaria por culpa del COVID-19 no está totalmente controlada y mucho menos erradicada.