Potenciar la gastronomía y los productos y servicios con los que alegrar el día a día al tiempo que se estrechan lazos con la clientela en plena época de aislamiento social. Ese es el objetivo de la campaña de otoño que acaba de poner en marcha el Mercado de Tomiño, una campaña de promoción basada en los nuevos hábitos que trajo consigo la crisis sanitaria y que busca mantener el contacto con los usuarios y seguir dando un servicio de calidad incluso ante la posibilidad de un nuevo confinamiento.

En esta nueva iniciativa los placeros serán los protagonistas. Se pondrán delante de las cámaras para crear un nuevo canal de comunicación con los clientes con la que dar respuesta a las nuevas inquietudes surgidas a raíz del confinamiento:

  • El creciente interés por la cocina, con mucha gente que aprovechó para iniciarse en las artes culinarias y muchas personas que mejoraron sus habilidades y quieren experimentar nuevos retos.
  • La tendencia a alimentarse mejor y el aumento de la demanda de servicios de comida a domicilio.
  • La disposición a cuidarse uno mismo y a cuidar el hogar, creando espacios más agradables y cómodos para disfrutar de la vida cotidiana.

Para conseguirlo, el Mercado de Tomiño inicia una campaña en la que los placeros grabarán vídeos explicativos que ayuden a los vecinos a cocinar productos gallegos de calidad a la venta en el propio mercado, como la chuleta de vaca vieja, las setas, el marisco, las alubias de Lourenzá o pollo casero, productos protagonistas durante esta temporada de otoño.

Para aquellas personas que prefieran llevar los platos preparados, la campaña dará a conocer los servicios disponibles en el Mercado con vídeos explicativos sobre el tiempo de potaje, los desayunos en bandeja, las hamburguesas gallegas o conservas que alimentan.

La campaña se complementará con los productos y servicios destinados a animar el día a día, como comprar flores del Baixo Miño con las que decorar y alegrar los hogares o dar consejos sobre el cuidado de las uñas en tiempos tan complicados.