La playa Camposancos, en A Guarda, fue el lugar elegido por el Colegio Oficial de Biólogos de Galicia para llevar a cabo este miércoles, en colaboración con el mencionado Concello, la segunda de las limpiezas de basura marina dentro de su programa “Stop and help!, que o lixo non chegue ao mar”.

El colectivo de personas voluntarias invitadas a esta segunda actuación de limpieza, entre las que se encontraban los peregrinos que realizan el Camino Portugués de la Costa, y diversas asociaciones y colectivos del tercero sector como ANABAM, la Asociación de Salud Mental Avelaiña, el Consello Climático Xuvenil de A Guarda, Cruz Roja Baixo Miño o la Asociación San Xerome Emiliani, fue quien de retirar cerca de 20 kilos de desechos de este hermoso arenal guardés, fundamentalmente objetos plásticos de origen continental como restos de envoltorios y otros envases, bastoncitos de limpiar (184), palos plásticos de golosinas, pajas de beber, tapones (135), colillas (111), botes y botellas (44), objetos de higiene, mascarillas, mecheros (7), además de otra serie de aparatos extraviados en el mar durante el ejercicio de la actividad pesquera, como los pequeños líos de sedales, cabos (20), pequeños trozos espumas sintéticas (123), tarugos de batea, etc.

Entre los objetos más curiosos, se encontraron un chupete, una aleta y unas gafas de buceo, una pistola de juguete, el plástico de un alcoholímetro, varios aparatos plásticos para clavar las sombrillas en la arena, una jeringa, un bolígrafo o un gran tubo de PVC, por citar tan solo algunos.

Junto con las propias actuaciones de limpieza y como complemento a las mismas, se entregaron a los peregrinos que pasaban por la zona, pequeños panfletos con una serie de buenas prácticas ambientales para llevar a cabo en el Camino, como evitar en la medida del posible los envases de un sólo uso, gestionar los residuos de manera responsable, no verter residuos o jabones en fuentes o ríos, no apilar piedras, etc.