Un corredor procedente del pelotón profesional se convierte en el primer refuerzo del Vigo-Rías Baixas para la temporada 2021. Miguel Ángel Fernández regresa a la categoría Élite-Sub23 para ser una de las referencias de la estructura presidida por José Luis Chamorro. El cántabro, de 23 años, es uno de los esprinters más destacados del panorama estatal.

Defendiendo los colores del Aldro Team y del Cafés Baqué, el ciclista de Liaño logró tres triunfos de prestigio durante su primera etapa como amateur: se impuso en el Memorial Agustín Sagasti y dos veces en el Gran Premio San José de Astillero. Su rendimiento le permitió recibir la llamada de la Selección Española sub23, con la que obtuvo la séptima posición en la Vuelta a La Rioja 2017 compitiendo junto a profesionales.

De cara al 2020 decidió probar suerte en el equipo continental venezolano Gios y en su estreno al máximo nivel subió al podio como ganador de las Metas Volantes en el primer trofeo de la Challenge Ciclista a Mallorca. Sin embargo, la crisis sanitaria provocada por la covid-19 frustró los planes del velocista para este año: “Ha sido una pena porque estaba muy ilusionado, pero la pandemia nos ha dejado prácticamente sin calendario”.

Buscando relanzar su carrera, Fernández ha aceptado la oferta del Vigo-Rías Baixas porque “es un equipo que corre todo el calendario español y me ha gustado lo que me han propuesto”. El acuerdo se ha cerrado en el bufete vigués Gándara Moure, donde su director Agustín Gándara ejerció de anfitrión en la reunión mantenida entre el ciclista cántabro y José Luis Chamorro.

“Todas las carreras son importantes, pero me gustaría centrarme en la Copa de España”, comenta Fernández, que ha llegado a enfundarse la camiseta de líder sub23 del certamen estatal. El flamante fichaje del conjunto flúor se define como “un ciclista muy rápido” y a las órdenes de Marcos Serrano desea “trabajar para pasar la media montaña y así llegar más veces al esprint en grupos reducidos”.