La columna de dióxido de azufre (SO2) procedente del volcán de Cumbre Vieja en la isla de La Palma, en Canarias, podría llegar a Galicia a lo largo de la jornada de este lunes, aunque no está previsto que estas concentraciones lleguen a la superficie, es decir, a nivel de dos metros sobre el suelo.

Así lo indican las predicciones del servicio de monitoreo de la atmósfera Copernicus (CAMS), que se basa en las observaciones realizadas por los satélites para rastrear la dirección y la concentración en la atmósfera de la pluma de SO2 emitida por la erupción.

En todo caso, la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, a través de la red de calidad del aire gestionada por Meteogalicia, monitoriza y registra en tiempo real los distintos tipos de contaminantes procedentes del volcán —SO2, CO y partículas—.

De este modo, en caso de que los niveles de concentración de alguna de estas emisiones se incrementaran en algún momento, podría detectarse de inmediato y, en caso de estimarse necesario, se pondría en marcha el protocolo de actuación en situaciones excepcionales de contaminación atmosférica.

En estos momentos, en cualquiera caso, el departamento meteorológico de la Xunta subraya que las concentraciones de los contaminantes procedentes de la erupción volcánica en La Palma son absolutamente normales y el personal responsable de la red de calidad del aire de Galicia permanece atento a cualquiera posible cambio en la situación con el fin de comunicarla de inmediato.

Las predicciones de Copernicus también apuntan a que, si finalmente Galicia llega a situarse en la trayectoria de la columna de dióxido de azufre provocada por el volcán, su influencia se mantendrá únicamente hasta mañana, cuando se alejará lejos de la Comunidad.