La directora xeral de Turismo de la Xunta de Galicia, Nava Castro, defendió este sábado en Oia, durante el IV Encuentro Ibérico de Oncología, que Galicia compite a nivel internacional en el llamado sector de la salud termal gracias a la formación – a través de la Cátedra de Hidrología Médica- y de los recursos excelentes de esta comunidad que están, a nivel europeo, sólo por detrás de Budapest.

La actual colaboración de administración, balnearios, talasos, centros médicos así como el hecho de contar con la primera ley, en España, que regula el aprovechamiento lúdico de las aguas termales logran un sector fuerte apoyado por 300 captaciones de aguas termales y cerca de 3.000 plazas hoteleras, recordó la responsable de Turismo. Castro se comprometió a seguir impulsado este sector apoyando actividades formativas que fortalezcan el posicionamiento estratégico y desestacionalizador del turismo de bienestar, «siendo lugares ideales de descanso en tratamientos médicos«, añadió la directora xeral ante médicos, profesionales de enfermería, nutricionistas y fisioterapeutas gallegos y portugueses, asistentes al encuentro.

Salvador Ramos, director médico de Talaso Atlántico y co-organizador de las jornadas indicó que ante el nuevo paradigma de una sociedad con una esperanza de vida mayor y un incremento de las enfermedades crónicas, el modelo asistencial no debe estar centrado en el hospital, sino en un sistema integrador formado por equipos multidisciplinares. Ramos defendió la cura termal como asistencia complementaria a patologías crónicas, donde las propiedades terapéuticas del agua de mar combinadas con un entorno que permita los baños de bosque, nutrición, ejercicio y un entorno de descanso, mejora los efectos secundarios de la toxicidad de una quimioterapia.

Parque en el Cunqueiro

La humanización del cáncer, foco central del encuentro ibérico, contó con la presencia de uno de los oncólogos gallegos que más la defiende, Francisco Barón, del Chuac de A Coruña. Barón incidió en que la toma de decisiones respecto a un tratamiento oncológico debe tener en cuenta no solo las competencias duras del diagnóstico sino también los datos blandos, aquellos elementos subjetivos, como los sentimientos del paciente. Los asistentes al congreso aplaudieron también la reciente decisión del gobierno gallego de rediseñar la ropa de los pacientes hospitalizados, así como propuestas como la de la Asocciación Bicos de Papel (formada por madres de menores con cáncer) de construir un parque infantil en el entorno del Hospital Cunqueiro.

Según recordó Milagros Martínez, vicepresidente de Bicos de Papel, en 2018 se diagnosticaron 47 nuevos casos de cáncer infantil de los que 18 correspondieron al Cunqueiro. En total, había 180 menores en fase de seguimiento y 35 con tratamiento activo. Los menores pasan una media semanal de entre 3 y 4 horas en el hospital cuando les toca tratamiento o deben realizarse transfusiones o pruebas. «De ahí la necesidad del parque», subrayó, Martínez.