El Concello de Nigrán acordó con la Federación Galega de Surf un nuevo protocolo de seguridad para adaptar su práctica deportiva, concretamente la enseñanza, a todos los requerimientos sanitarios derivados del Covid-19. Este acuerdo afecta en el municipio a la playa de Patos, donde se concentran 5 escuelas de surf que, durante los meses de verano, suman el 90% del total de alumnos anuales.

«Do que se trata con este protocolo é de garantizar a seguridade dos bañistas e dos surfistas de xeito que as escolas de surf poidan retomar a súa actividade nos meses máis potentes do ano para garantir a súa supervivencia, xa que o peche derivado do Covid-19 supuxo un grave prexuizo económico para elas«, señala el alcalde, Juan González. Así, las escuelas retomarán las clases con menos alumnos y coordinándose entre ellas para que siempre se puedan mantener las distancias de seguridad.

De este modo, según la zonificación establecida de la playa para la práctica de surf por parte de las escuelas (ocupa cada una unos 100 metros lineales) los alumnos se verán reducidos de 80 a 60 en una de las láminas y de 100 a 60 en la otra. Paralelamente, se señalizará mediante cuerdas un acceso de los surferos al agua para que no haya interferencias con los bañistas en la entrada y salida. «Durante o ano isto non é preciso, pero no verán, máxime nesta situación, é o máis recomendable«, incide González.

«O surf é sinal de identidade de Patos e un deporte individual sen contacto, polo tanto, de baixo risco ante o Covid-19, e ofrece evidentes beneficios físicos e psicolóxicos, polo que cremos convinte apostar pola súa continuidade«, finaliza.