El Concello de Nigrán concluirá esta semana las obras para dotar del primer observatorio de aves al entorno del espacio dunar de playa América- Panxón y para mejorar su accesibilidad, todo ello a través de la subvención del GALP de 45.451,23€.

Igualmente, este proyecto incluyó diferentes rutas de sensibilización ambiental y tres jornadas de voluntariado coordinadas desde Amigos da Terra (una está pendiente de celebrarse) destinadas a erradicar por completo de las dunas la hierba carnicera y la margarita africana, dos especies invasoras con gran presencia.

En los próximos días estará listo el primer observatorio de aves de Nigrán en la zona de protección ambiental de la desembocadura del río Muiños y, acorde con el programa municipal ‘Un Nigrán para todos’, el proyecto de accesibilidad también incluye la adaptación de la pasarela de madera y de la barandilla existentes y la instalación de rampas de madera para el acceso a la playa. Como elemento salientable e innovador figura el empleo de un cierre perimetral de 100 metros lineales de cuerdas gruesas que sustituyen al antiguo alambre (ya muy deteriorado o inexistente) y en la pasarela de la duna 100 metros de redes de pesca ya inutilizadas, todo ello donado por marineros de Bouzas.

Este material reutilizado (cuerdas y redes) vincula la actividad productiva de Panxón con su espacio de ocio y, al mismo tiempo, hace hincapié en el principio de sostenibilidad ambiental.

El observatorio de aves mide 5x 2 metros y está formado por pilares y cierre de madera para la observación de la fauna en la zona de protección ambiental. Actualmente no existe ningún espacio similar en el municipio, y muchas aves sufren de estrés con la presencia humana. Este elemento permitirá a cualquiera persona acercarse al conocimiento de la fauna marina y costera a una distancia prudente pero lo suficientemente cerca como para poder identificar las diferentes especies sin molestarlas. En el elemento habrá huecos de observación a diferentes alturas, un banco corrido y un pequeño mesado para el apoyo de guías de identificación o prismáticos.

Igualmente, se está dotando de una barandilla de seguridad a pasarela existente en la duna, además de sustituir los elementos en mal estado y emplear medidas de seguridad adicional añadiendo una soga de cuerda sobre la que se amarra una red de pesca como cierre.

Finalmente, como en la actualidad todos los accesos desde el sistema dunar son de arena, las personas con discapacidad física o movilidad reducida tienen problemas para acercarse, por lo que se está instalando una pasarela flexible de madera en cuatro puntos de acceso a la playa que permita el paso de sillas de ruedas, carritos de niños o caminar de forma segura a personas con muletas, bastones, etc.