Esta semana se iniciaron las obras para la construcción de un muro de contención en el cementerio de Camos en su extremo norte, coincidiendo con la calle de O Sobral.

Los trabajos, con un plazo de ejecución de un mes y medio, fueron adjudicados a la empresa Sestrama Ibérica S. L. por 59.647 € y permitirán garantizar la seguridad en esta calle y que, al mismo tiempo, dejen de producirse desprendimientos sobre los nichos.

En la actualidad, una parte del camposanto linda directamente con la calle de O Sobral en su borde norte, existiendo un talud de 6 metros de altura sin contención de ningún tipo entre ambos, es por esto que la obra resulta imprescindible para dotar de seguridad a la propia carretera y para evitar las caídas continuadas de tierras sobre los nichos que, precisamente, se producen por la diferencia de cuotas.

El proyecto técnico del arquitecto nigranés Severo Fernández contempla acabar el cierre con un muro lineal de contención de hormigón armado que permita una mayor separación con los nichos y que dará más amplitud a la calle (aumentará el ancho 1 metro, haciendo más segura la circulación).

Este se dividirá en tres tramos: un primero de hormigón de 3 metros de altura y otros dos que descienden acorde a la pendiente del terreno siendo el extremo más alto de 3 metros y el más bajo de 1,30m. En la calle de O Sobral también se construirá un muro perimetral de 3 metros de altura y, finalmente, se hará un muro en escollera paralelo a la vía y se plantarán cipreses a su lado para dar mayor privacidad al cementerio.