El Concello de Nigrán expondrá al público desde mañana y por un periodo de dos meses el ‘Plan Especial de Infraestructuras y Dotaciones de Portocelo’ para el planteamiento de alegatos. El proyecto elaborado por la Comunidad de Montes de Monteferro y aprobado el 9 de noviembre por el gobierno local, permitirá la reforma del inacabado edificio de esta entidad para integrarlo en el paisaje y adaptado a la legalidad, dando marcha atrás a uno de los mayores exponentes del ‘feísmo’ en el municipio.

Así, supondrá, entre otras cosas, rebajar su altura a la mitad para dejarlo en una sola planta o recuperar la rasante original de la parcela, integrando toda la propiedad en el paisaje (suma 5.761 metros cuadrados). Los pasos a seguir para este fin son similares a los de un Plan General de Ordenación Urbanística, siendo necesaria una aprobación provisional y definitiva (siempre contando con los informes favorables de la Xunta).

«A recuperación e posta en valor medioambiental e urbanística de Monteferro pasa inevitablemente por convertir o histórico edificio da comunidad de Montes nun lugar acorde coa súa contorna, lonxe do feísmo actual que representa, mantendo ao mesmo tempo o seu necesario uso de centro centro social, veciñal e medioambiental ao servicio da veciñanza. Desde o Concello celebramos que a comunidade de Montes decidira dar este paso e aí estaremos ao seu carón porque cremos que significa unha oportunidade para por en valor Monteferro», señala el alcalde al respeto.

El edificio obtuvo licencia de construcción en 1988 con arreglo a las normas subsidiarias vigentes en aquel momento, sin embargo, el proyecto original se desvió sustancialmente entrando en conflicto con la legalidad y quedando finalmente inacabado. El proyecto actual, elaborado por el arquitecto Federico Suárez, integra el edificio en el paisaje rebajando su altura a 5 metros y una sola planta o devolviendo la rasante de la parcela a su estado origina. En el terreno se crearán zonas ajardinadas en la parte central y matorrales en la frontal (siempre empleando especies autóctonas) y habrá espacio de acceso rodado y aparcamiento (16 plazas más 2 adaptadas). Las características tipológicas y constructivas, colores y acabados, será acordes con el paisaje rural y las construcciones del entorno para garantizar el mínimo impacto visual y la mínima alternación del relieve natural del terreno.

Finalmente, el nuevo edificio tendrá un uso socio-recreativo al servicio del vecindario, teniendo como objetivo primordial fomentar el asociacionismo forestal, creando además un punto de información y difusión sobre la península de Monteferro (interés arqueológico, etnográfico, paisajístico, medioambiental, etc.).

«É unha oportunidade non só para corrixir despropósitos urbanísticos propios doutras épocas, se non para dotar a Monteferro dun espazo público-comunitario onde por en valor un dos lugares con maiores atractivos do municipio pola súa riqueza natural, paisaxística e etnográfica», destaca González.