Nigrán repara los colectores de saneamiento
Operarios de Aqualia en A Ramallosa

Dentro del ‘V Plan de Control de Vertidos’, el Concello de Nigrán, a través de la empresa concesionaria Aqualia, está llevando a cabo un plan de inspección y reparación de los colectores de saneamiento por los cuatro puntos negros donde se detectaron vertidos de aguas residuales al mar.

El Concello informa de que ya fueron subsanados los problemas detectados en los colectores del entorno de las playas de Patos, Madorra y As Canas, donde Aguas de Galicia señalaba vertidos. Una de las últimas obras emprendidas por Aqualia fue entre el 7 y 13 de octubre, cuando se renovaron 13 metros de colector de la plaza Mario Puentes (en Patos) porque presentaba filtraciones debido a tener las juntas abiertas.

La semana pasada comenzaron las obras en el cuarto punto señalado en el informe, A Foz, que asumió Aqualia por cerca de 80.000 euros. Actualmente la empresa concesionaria trabaja en el entorno de la Alameda de San Campio, en A Ramallosa, donde inspeccionan mediante circuito cerrado de televisión las cercanía del cruce de Torrente Ballester con Manuel Lemos (gracias a este sistema ya se constató la existencia de fisuras debido al deterioro de los colectores por su antigüedad).

La posterior reparación se realiza sin necesidad de abrir zanjas y que consiste en instalar manguitos de fibra de vidrio llamados packers. Esta actuación integral incluye la impermeabilización del pozo de bombeo general ubicado en la Alameda, ya que presenta filtraciones en las paredes laterales y en el fondo.

El objetivo es acabar con todos los vertidos con la mayor urgencia. En la contaminación de A Foz do Miñor están implicados los tres Concellos de la comarca y Nigrán está haciendo todos los deber para acabar para siempre con los vertidos, de hecho, confiamos en incluir el estuario en el convenio Ramsar que lo protege internacionalmente“, señala el alcalde, Juan González.

El Gobierno municipal tomará medidas para acabar con la contaminación en el río Muiños este año. Para ello, realizará obras valoradas en 201.243,30 euros que tratarán de poner fin a los constantes vertidos de aguas fecales que no solo ensucian el canal, si no también Playa América y su ecosistema dunar antes de llegar al mar.