NO era un cachorro, era un conejo
ALFREDO // Yaqui en su casa de Chandebrito

Una de las imágenes que conmocionó a la opinión pública de los incendios forestales en Galicia, y que se hizo viral en las redes sociales, fue la de una perra llevando en la boca a su cachorro calcinado en los montes de Chandebrito.

Pero la historia generada en torno a la inmortal fotografía no se ajusta a la realidad. Ni era una perra, ni mucho menos llevaba a un miembro de su prole. Era un perro y su presa era un conejo que encontró en el monte y que fue a enterrar en un campo cercano. El perro en cuestión se llama Yaqui. Es un can palleiro que tiene 15 años y está medio ciego. Así lo ha atestiguado su dueña, Diana Nandín, que vive al lado de la iglesia parroquial de Chandebrito.

Diana no sale de su asombro por la enorme repercusión mediática que ha tenido su mascota. “Nos convertimos en el cachondeo de todo el mundo”, afirmaba ayer, descontenta por la fama que cosechó el can.

La historia comenzó cuando un grupo de reporteros esperaba la visita de Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, a la zona devastada de Chandebrito. Un fotógrafo hacía la instantánea del animal subiendo por la carretera de la iglesia. A las pocas horas la conmovedora fotografía era una de las más compartidas en las redes sociales gracias a la enternecedora historia que la acompañaba.

El viejo Yaqui deambula todos los días por la inmediaciones de la casa, muy cercana a la iglesia parroquial. Como cualquier otro perro, olisquea todo lo que encuentra a su paso “y toda la comida que descubre la entierra para cuando tenga hambre” explicaba su dueña que niega que tenga el animal abandonado.

Tras el revuelo que se ha montado con su imagen viral, la propietaria prefiere tenerlo metido dentro de casa, por lo menos mientras siga coleando el asunto.