Esta mañana, en la zona de Tío Rincho en Oia, se realizó un operativo conjunto entre el Seprona, del puesto de Tui, y los Guardas Rurales – Guardapescas Marítimos de la cofradía de A Guarda.

El objetivo del operativo era el control de la pesca deportiva en la zona. El resultado obtenido en el mismo fue que el 100% de los pescadores deportivos intervenidos no cumplía la normativa, bien por carecer de la pertinente licencia de pesca deportiva, por utilizar artes de pesca no autorizadas, por exceder el cupo establecido o por no respetar las tallas mínimas.

En dicho operativo se han intervenido nueve pulpos alevines de menos de 500 gramos de peso, alguno los cuales estaban vivos y se devolvieron al mar y el resto, un total de 3,80 kg, fueron entregados a la Fundación Samaritanas de A Guarda.

Nos llama poderosamente la atención el poco respeto que se tiene por las tallas mínimas y las capturas desmesuradas, como la intervenida hace 15 días en época de veda de 20 ejemplares un sólo pescador. No son pescadores deportivos, son depredadores deportivos”, recalcan desde la Cofradía de A Guarda.

El Seprona informa que el único arte de pesca autorizado para el pulpo es la Garabeta y un cupo diario de 2 pulpos mayores de 1 kg cada uno. También indican que se realizarán severos controles al respecto y no respetar la normativa lleva la consiguiente infracción administrativa y puede llegar a constituir un delito contra la flora y fauna.