ALFREDO // Un McLaren Senna

Quién no soñó con sentarse al volante de un superdeportivo y pasar de cero a cien en un par de segundos. Ser la envidia de tus amigos y vecinos y tomar las curvas como si fueras por raíles. Pero estos coches de lujo no están al alcance de todos los bolsillos. Muchos de ellos superan los 300.000 euros y su mantenimiento nada tiene que ver con un utilitario normal. Eso sí, su belleza encandila a todo aquel que pase por su lado. Y si uno sólo de estos coches llama la atención, más aún nueve y todos juntos.

Un McLaren Senna, cuatro Ferraris, (dos 360 Modena, un 488 Pista y un 812 GTS), dos Lamborghini, (un Aventador y un Murcielago), un Porsche Carrera 4S y un BMW M4. Estos nueve vehículos de alta gama cuya suma podría rondar los 3.000.000 de euros, estaban estacionados este mediodía en el parking del Restaurante Rocamar.

Sus dueños, de varias nacionalidades, como de Andorra, España o Portugal, están “dando un paseo de fin de semana”, y pararon en el famoso restaurante para almorzar, como no, marisco, paella y postre casero. Tras reponer fuerzas, y demostrar a los presentes en el parking que poseen coches inalcanzables para muchos de nosotros, prosiguieron su ruta hacia el país vecino.

Sin duda el coche que captó la atención de todos fue el McLaren Senna. Con un espectacular alerón y un diseño agresivo, era el objetivo de las cámaras de los móviles de las personas que se acercaron a verlo.

El precio de esta maravilla de la carretera con chasis monocasco de fibra de carbono de reducido peso y alta resistencia, y del que sólo se han fabricado 500 unidades, ronda el millón de euros. Las medidas del McLaren Senna no son nada discretas: 4,74 metros de largo, 2,15 metros de ancho y 1,19 metros de alto. Tampoco debemos pasar por alto el peso, con un total de 1.309 kilogramos.

Gracias a sus 800 caballos, pasa de 0 a 100 Km/h en 2,8 segundos y tiene una velocidad punta de 335 kilómetros por hora. Todo ello con un consumo combinado homologado de 12,4 litros por cada 100 kilómetros recorridos.

ALFREDO // Un Lamborghini
ALFREDO