Personal municipal comenzó esta semana a desarrollar los trabajos de reparación y mejora de las aceras de la EP- 2401, que une la parroquia de Torneiros con Mosende.

El estado en el que se encuentra desde hace años esta carretera provincial supone un grave riesgo para peatones y vehículos. Baldosas levantadas, estrechamientos, socavones, barreras arquitectónicas y maleza que invade las aceras hacen que esta transitada vía sea en muchos puntos intransitable. En muchos sitios, los peatones que utilizan estas aceras, tienen que bajar a la calzada para poder continuar su recorrido, con el riesgo que esto supone para ellos y para los vehículos.

Tras requerirse en múltiples ocasiones al ente provincial la urgencia de resolver este problema y acondicionar esta vía sin obtener solución alguna, el Concello do Porriño acordó comenzar a acometer estos trabajos con personal y medios propios.

O estado de deterioro no que se atopa require unha intervención urxente”, apuntó el alcalde, Alejandro Lorenzo. “Falamos dunha cuestión de seguridade cuxa solución non se pode dilatar no tempo. Centos de persoas utilizan estas beirarrúas a diario expoñéndose a un risco real e o Concello vai actuar”.