Siguiendo las recomendaciones marcadas desde la Consellería de Sanidade, el Concello de O Rosal comenzó hoy a cerrar las fuentes públicas del municipio como medida de prevención de contagios por COVID-19. Esta clausura será efectiva desde este mismo lunes 13 de abril hasta el final del estado de alarma decretado por la actual crisis sanitaria.

Dado que las fuentes públicas son instalaciones donde el vecindario puede tener más contacto con las manos, e incluso con la boca, en la superficie de los grifos o de otros elementos constructivos, se recomienda a todas las personas que, para minimizar los riesgos, no las empleen durante la crisis sanitaria.

Desde el Concello agradecen a todo el vecindario el buen comportamiento que está teniendo en este tiempo de confinamiento, cumpliendo las directrices establecidas por las autoridades competentes, y se pide disculpas por las posibles molestias ocasionadas por esta nueva medida preventiva que busca minimizar el riesgo de contagio entre la población.