El Concello de O Rosal continúa a dar pasos en su estrategia para mejorar el dinamismo socioeconómico del municipio recuperando también de forma progresiva espacios ya existentes. La alcaldesa, Ánxela Fernández Callís, participó esta semana en las primeras reuniones de trabajo con el vecindario para la puesta en marcha de nuevo del mercado de San Miguel, que tras la reforma hecha hace unos años continúa sin actividad y en total desuso. “É un primeiro paso para volver a darlle vida a un espazo infrautilizado, algo moi demandado tamén polos veciños e veciñas. E debemos facelo atendendo ás súas necesidades, xa que son os rosaleiros e rosaleiras os que finalmente van a usalo”, destaca la regidora.

El proceso participativo contó con la presencia de vecinos y residentes en el en torno del mercado que, en encuentros reducidos debido a la situación sanitaria, debatieron sobre la viabilidad de recuperar la plaza con su uso antiguo y la posibilidad de darle nuevas utilidades, así como sobre su futura gestión.

Después de analizar las diferentes opciones, los participantes coincidieron en que no sería viable comercialmente mantener abierto todos los días el mercado de San Miguel y que la celebración de mercados ocasionales o semanales no justificaría su reapertura y, entre las opciones, se barajó la posibilidad de recuperar el espacio como punto de encuentro del vecindario y un lugar en el que se celebren diferentes actividades formativas o de ocio.

De este encuentro salió un equipo de trabajo que seguirá ahondando sobre la utilidad del local y los posibles usos para su reactivación. “Estamos traballando para mellorar o dinamismo socioeconómico do municipio, comezando no propio núcleo do Rosal e levándoo pouquiño a pouco aos diferentes barrios, unha reactivación na que o Concello debe colaborar e na que é fundamental contar coa opinión da propia veciñanza”, recuerda la alcaldesa.

Para conocer cuál es la orientación adecuada para la plaza de San Miguel, junto a este proceso participativo para saber la percepción y opinión sobre el mercado de los propios rosaleiros, el Concello también realizará una diagnosis de la situación y de los usos en la que se tendrá en cuenta el estado actual de la edificación, de los equipamientos y de los servicios de los que dispone.