El Concello de O Rosal acaba de finalizar el desbroce del entorno de los molinos de O Folón y de O Picón para mejorar el acceso y la imagen de este espacio de gran valor histórico y turístico. La alcaldesa, Ánxela Fernández, explica que esta intervención responde “ao noso compromiso co mantemento do noso patrimonio histórico”.

La regidora también quiere destacar “o gran traballo realizado polas traballadoras municipais”, ya que la intervención fue complicada por los taludes, por las pendientes de la zona y por el desbroce selectivo que hubo que realizar para preservar determinadas especies vegetales. “Son indespensábeis para protexer e manter o noso patrimonio”, concluye.

El Concello anima al vecindario y a visitantes a disfrutar de la ruta de los molinos de O Folón y de O Picón que transcurre a través de algo más de 3 km de caminos en los que el paisaje natural y el patrimonio etnográfico conviven en un armonioso equilibrio. La conjunción de estos dos elementos crea estampas de gran belleza donde los molinos aparecen agrupados y alineados, en formación de cascada, aprovechando la pendiente de las laderas de A Groba.

El conjunto está compuesto por un total de 67 molinos hidráulicos de los siglos XVII y XVIII y cuenta con la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) por su valor etnográfico. Los caminos de esta ruta de senderismo homologada están repletos de sorpresas: las cruces, iniciales y otras marcas grabadas en la piedra, en las paredes de los molinos o en sus aledaños nos hablan de como era la vida de nuestros ancestros. Unos tiempos en los que estas construcciones funcionaban día y noche para moler el grano que alimentaba a las gentes de O Rosal y de otras partes de la comarca.