O Rosal continúa dando pasos para convertirse en un municipio accesible e inclusivo para todos, también en el disfrute de la naturaleza y del entorno. Un equipo de 12 personas acompañó al rosaleiro Manuel Sobrino en un recorrido desde A Portela hasta el mirador de los molinos d O Folón, pasando por la capilla de San Martiño, para continuar probando la Joëlette, una silla todoterreno con la que las personas con movilidad reducida podrán realizar senderismo en el municipio. “O obxectivo é crear un servizo permanente para que as persoas que o precisen poidan facer diferentes rutas de xeito programado acompañadas dun equipo de voluntarios e voluntarias”, explica la alcaldesa, Ánxela Fernández Callís.

En esta ocasión Manuel y el equipo de voluntarios salieron a las 09.00 horas desde A Portela para llegar de vuelta a las 13.00 horas, tras dos paradas en el camino. A pesar de la “neboeira” inicial que cubría el valle a primera hora de la mañana, a medida que el día fue aclarando, los excursionistas pudieron disfrutar de las impresionantes vistas del entorno.

El objetivo de este recorrido era experimentar las distintas posiciones de la silla en un terreno favorable para continuar aprendiendo sobre su uso. La regidora destaca que “a proba foi todo un éxito. Dende o Concello continuaremos facendo percorridos nos vindeiros meses para probar escenarios, subindo pouco a pouco a dificultade dos itinerarios”.

La adquisición de esta silla todo terreno “é un paso máis cara a inclusión integral que comezamos co proxecto Cocreando Sociedade”, con el que O Rosal trata de estrechar lazos entre el tejido asociativo, administración local y entidades que trabajan a favor de la diversidad para diseñar de forma conjunta estrategias e iniciativas inclusivas.

La silla cuenta solamente con una rueda y con dos elementos de agarre, uno trasero y uno delantero. La persona que la utilice debe ir acompañada de por lo menos dos personas, ya que una debe asegurar su equilibrio y la otra encargarse de la tracción y de la dirección.

La alcaldesa quiso agradecer a Manuel Sobrino su esfuerzo y dedicación y a todos los voluntarios que participaron, Carlos, Pépix, Manolo, Leire, Miguel, Kiko, Marta, Moncho, Óscar, Sara, Julio e Ignacio, “que nos acompañaran neste novo fito para a accesibilidade no noso concello”.