O Rosal continúa dando pasos hacia un modelo de consumo energético municipal sostenible. Esta semana el equipo redactor presentó a la alcaldesa, a los concejales y a técnicos municipales los resultados de la auditoría energética del Concello, un estudio integral de los aspectos técnicos y económicos que afectan directa o indirectamente al consumo energético de los edificios municipales y de la iluminación exterior.

Este análisis, que tenía por objetivo establecer un conjunto de reformas y mejoras encaminadas a un uso racional de la energía, desveló que el Concello tiene un margen de mejora a medio plazo que puede suponer hasta un 55% de ahorro energético con respeto al consumo actual y, por tanto, de coste económico. “Non se trata de repoñer ou mudar luces, senón de mudar por completo o sistema dunha forma estratéxica e planificada. E non o facemos só por unha cuestión de eficiencia económica e de consumo, senón tamén por criterios éticos e de compromiso co medio ambiente”, señala la alcaldesa, Ánxela Fernández  Callís.

La auditoría propone medidas de mejora del sistema de alumbrado público del Concello que cuenta con 2.814 puntos de luz, la mayoría de ellos luminarias en viales, con una potencia total instalada de 280,21 kW. Asimismo, también se proponen mejoras para los edificios municipales relativas a ventanas, a la envolvente térmica de las fachadas, a los actuales sistemas de calefacción y al empleo de energías alternativas.

Este trabajo representa un primer paso de una estrategia planificada, a medio y largo plazo, para cambiar por completo el consumo energético del Concello, y que precederá la elaboración de un Plan de Acción para el Clima y la Energía Sostenible (PACES) con el fin de establecer un modelo de consumo eficiente y sostenible en el “Pacto de los Alcaldes y Alcaldesas por el Clima y la Energía”, a lo que está adherido el Concello de O Rosal.

La auditoría tuvo un coste total de 16.552,80€, subvencionados en un 50% al amparo de la convocatoria del Plan de Compensación ambiental de la Consellería de Presidencia y en el otro 50% con fondos propios del Concello.