Playa de O Muiño, A Guarda (Archivo)

Desde este jueves y hasta el próximo domingo, el sur de la provincia Pontevedra está alerta naranja por altas temperaturas.

Esto se debe a la masa de aire cálido procedente del norte de África que dejará temperaturas superiores a los 40 grados en A Guarda, O Rosal, Tomiño, Tui y Oia. El exceso de calor puede producir efectos perjudiciales para la salud, especialmente en personas mayores, enfermos crónicos o niños.

Aunque esta alerta por altas temperaturas ya se ha dejado notar este miércoles en todo O Baixo Miño. La estación meteorológica de Oia, registró a las 16:40 horas una temperatura máxima de 39,3º, mientras que la de Eiras, en O Rosal y la de Areas, en Tui, registraron a las 14:40 horas, 41,9º y 38,6º respectivamente. Baiona, Gondomar y Nigrán carecen de estación meteorológica.

Estas son algunas recomendaciones útiles para protegerse del calor:

  • Beba con frecuencia bastante agua, zumos de frutas, refrescos o bebidas isotónicas (al menos 2 litros diarios) aunque no sienta sed.
  • No abuse de bebidas con alcohol, mucha cafeína o muy azucaradas, pues pueden hacerle perder más líquido corporal.
  • Haga comidas ligeras y que ayuden a reponer las sales minerales perdidas con el sudor (gazpachos ligeros, ensaladas frías, verduras, etc.) y evite comidas copiosas y calientes.
  • Protéjase del sol y evite salir a la calle en las horas más calurosas del día.
  • En casas, baje las persianas y los toldos de las fachadas expuestas al sol.
  • Permanezca durante el mayor tiempo posible en los lugares más frescos, a la sombra o climatizados, y refrésquese siempre que lo necesite.
  • No se esfuerce demasiado cuando esté haciendo mucho calor y no realice deportes al aire libre en las horas más calurosas (de 12.00 a 17.00 horas).
  • Utilice ropa ligera de colores claros y que deje transpirar, y en el exterior cúbrase la cabeza con un sombrero o gorra.
  • Nunca deje a nadie, sobre todo niños pequeños, ancianos o enfermos crónicos, en un vehículo expuesto al sol en verano.
  • En caso de que esté tomando algún medicamento, o si nota síntomas no habituales o que le hagan preocuparse, consulte a su médico o enfermera en su centro de salud o a su farmacéutico.
  • Si se nota indispuesto por el calor, pida ayuda a un pariente o a un vecino. Si no tiene a nadie cercano, llame a los Servicios Sociales de su Ayuntamiento.
  • Infórmese del estado de salud de las personas vecinas que viven solas y ayúdeles, poniéndoles en contacto con los Servicios Sociales de su localidad.
  • El riesgo más grave es el GOLPE DE CALOR, pero existen otras situaciones de agotamiento por calor y/o aparición de calambres que requieren también de cuidados de rehidratación. Si tiene una gran sudoración junto con sensación de debilidad o mareo, o si aparecen calambres musculares, dolor de cabeza, náuseas, etc.), debe cesar toda actividad, beber líquidos y refrescar el cuerpo. Y si los síntomas se agravan, consultar con su Centro de Salud o llamar al 112.