El pleno del Concello de Oia ha aprobado inicialmente el Plan Municipal de Prevención y Defensa contra los Incendios Forestales. El documento contiene las acciones necesarias para defender al municipio contra el fuego, efectuando un análisis de la situación actual y estableciendo una zonificación del territorio como marco de las directrices de actuación.

El plan fue aprobado por unanimidad en el pleno ordinario celebrado este jueves. Con esta nueva herramienta, el Concello avanza en las actuaciones encaminadas a reducir el riesgo de incendios forestales, las cuales suponen una amenaza para el medio natural y para los distintos núcleos de población del Concello.

Una vez aprobado inicialmente en el pleno de este jueves, se abrirá un período de exposición pública de 20 días de duración en el que se podrán presentar los correspondientes alegatos al plan.

Finalizado el plazo, el expediente junto con los alegatos serán presentadas a la Consellería de Medio Rural, departamento autonómico que deberá emitir un informe vinculante y preceptivo. Finalmente, la tramitación concluirá con la aprobación definitiva del documento por parte del pleno municipal.

Reducir el riesgo de incendio y proteger a las personas

El Plan Municipal de Prevención y Defensa contra los Incendios Forestales fue realizado por el Concello de Oia en colaboración con Seaga y siguiendo las directrices de la Ley 3/2007 de prevención contra los incendios forestales de Galicia.

El documento tiene por objetivo definir una serie de fajas secundarias de gestión de biomasa, formadas por un conjunto de parcelas estratégicamente localizadas, y garantizar el control y la eliminación total o parcial de biomasa forestal mediante técnicas silvícolas idóneas; con el fin principal de reducir el riesgo de incendio y proteger la seguridad de las personas.

Este objetivo fundamental se concreta en la gestión de la biomasa en zonas estratégicas, especialmente aquellas declaradas de alto riesgo de incendio, así como en la construcción y mantenimiento de fajas exteriores de protección de zonas pobladas. En lo que respeta al tratamiento de las áreas forestales, apuesta por un esquema de intervención según modelos silvícolas previamente establecidos, en el ámbito de la defensa de las personas y bienes y la defensa de los montes.