Oia cuenta ya con un nuevo desfibrilador, destinado a prevenir y tratar episodios de parada cardiorrespiratoria. El nuevo dispositivo electrónico, el segundo que existe en el municipio, está colocado en la propia casa consistorial.

Este desfibrilador fue adquirido gracias a la colaboración de la Diputación de Pontevedra, que subvencionó un 59,6% del coste (1.351,35 euros), aportando el Concello el 40,04% restante (915,84 euros).

El nuevo aparato, que fue colocado hace varias semanas en el edificio del Concello, es el segundo instalado en Oia. El municipio ya disponía de un dispositivo de estas características en el campo de fútbol municipal a fin de mejorar la seguridad en la práctica deportiva.